¿Qué hacemos con esos políticos vampiros que chupan la sangre de los pueblos?

agosto 9, 2009 – 10:25 am -

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

Notese la pobreza en que vivie nuestro puebloViendo, por décadas y décadas como Nicaragua se ha hundido en la inmundicia por causa de políticos matreros, vampiros, que solo sirven para castrar y chupar la sangre de los pueblos, me pregunto: ¿Qué hacer con ellos?, ¿como sustituirlos?, sacarlos del juego y poner a los más idóneos.

Esta reflexión, que identifica un problema nacional y aterriza en lo local, por que la contaminación del estilo gansteril de los actuales políticos ha contaminado a los políticos hasta los niveles de pequeñas comunidades donde podemos ver “lideres” que “luchan” buscando como “sacar agua para su molino” y no como sacar a su comunidad de la bruta pobreza.

Hay líderes comunitarios que lideran tomas de tierras, pero sacan su partida de esa acción por medio de sus parientes, amigos y grupos que les apoyan. La comunidad, las grandes masas empobrecidas no sacan mas que la esperanza de tener algo, siempre y cuando el político disfrazado de líder comunitario, les de la oportunidad de tomar algo. Las denuncias y acusaciones que saltan a la palestra pública, de uno u otro líder abusivo, ya los han llevado a encarar a una justicia tan contaminado como los mismo políticos porque son los políticos los que administran la justicia con ojos bien abiertos y los oídos puestos en el metálico sonido de los billetes verdes del Tío Sam.

No es nada raro escuchar que el dirigente de una toma o lucha por los terrenos para construir unas pocas y miserables viviendas de tablas y zinc, está vendiendo o traficando con lotes por una determinada cantidad de dólares. Caen presos, los que actúan con ansias desmedidas en esos “viles negocios sucios”. Pero poco tiempo después salen y se les vuelve a ver liderando grupos de precaristas que desean tener el soñado terreno para levantar la ranchita.

Los políticos locales, un segundo nivel, sobre los “lideres” comunitarios, no dejan pasar por alto la rentabilidad política en materia electoral que les pueden traer los susodichos “lideres” comunitarios. No se molestan en lo más mínimo en averiguar en que pasos anda el “líder”, siempre y cuando le lleve gente a la manifestación que ordenan sus jefes departamentales o nacionales.

¿Será posible que un pueblo como Nicaragua, tercermundista, salga adelante?. ¿Será posible que el desarrollo toque nuestra puerta, teniendo todos los recursos a la vista para desarrollarnos y hacer de nuestro país un nación próspera?.

El gran problema que tenemos es que la filosofía que prodigan los políticos y oportunistas que gobiernan nuestro país a todos los niveles con algunas fenomenales excepciones, es que siempre nos conformamos con poco, con limosnas y nos dormimos en nuestros laureles. Nos hace falta ser más decididos, honestos con nosotros mismos, honestos con nuestras familias, honestos con nuestra nación.

Políticos son una peste…

La peor peste que sufren los pueblos pobres es la de los políticos mentirosos, mañosos, capaces de cualquier cosa con tal de alcanzar sus propósitos en la lucha por el poder.

Manejan un lenguaje bastante florido, en el que dejan ver su “amor al pueblo”, construyen mentalmente puentes en el aire y ofrecen “un mundo mejor” a sus seguidores y potenciales clientes políticos.

Sus principales víctimas son los más desposeídos, a los que mantienen atentos a sus discursos demagógicos, con frases ya trilladas como “pueblo presidente”, “poder popular”, “democracia”, “libertad”, “estado de derecho”, “vivienda y trabajo para todos”.

Todo suena bien en los discursos electorales, en los discursos propagandísticos que les permitan mantener a los pobres pueblos esperanzados en que “algún día”  realizaran sus ansiados sueños de trabajo, salud, educación y vivienda.

Con el paso de los años, décadas enteras, “mordiendo el leño” en nuestra desolada Nicaragua, hemos visto que la situación de los pueblos tercer mundistas es cada vez más precaria. Las promesas de los políticos demagogos, populistas resulta ser solo una “bonita” fraseología con la que los pueblos se dejan engañar, haciéndose cómplices de quienes solo desgracia traen a los pueblos.

El poder, los viejos zorros de la política, lo administran de una forma muy hábil, haciendo sentir a los pueblos que cuando están abajo “siguen mandando”. Ese poder desde abajo se maneja de forma tal que los pueblos son manipulados para expresar, muchas veces en forma violenta, sus inconformidades a los políticos que están a cargo del poder, en el sentido formal de la palabra, que son los que tienen en sus manos las riendas del Gobierno.

Realmente, los políticos que no están gobernando, logran sus propósitos, cuotas de poder, por medio de burdas negociaciones, que algunas veces llaman “dialogo nacional”, en el que los pueblos no ganan absolutamente nada. Lo que se gana es “cuanto te toca a vos” y “cuánto me toca a mí” el la repartición del pastel del poder.

De todas, las promesas que se cumplen son las que más nutren los bolsillos del político, con negocios jugosos que permitan enriquecer a su familia y su grupo de allegados, que le ayudan a sostenerse o sostener una situación favorable a sus intereses.

A los pueblos les toca pagar los platos rotos, en estas jugadas sucias, en un círculo vicioso, de nunca acabar. Los pueblos pagan los incrementos de los impuestos, pagan los altos precios de los productos de la canasta básica, se hacinan muchas familias en una sola casa, casitas realmente miserables, inhumanas, que reflejan los niveles de miseria social y económica que las grandes mayorías viven.

A situación de miseria social y económica arrastra a las familias a manifestaciones de violencia intrafamiliar que muchas veces se traducen en crímenes terribles, violaciones y actos delincuenciales.

La mayoría de los ladrones, criminales, narcotraficantes, traficantes de personas, traficantes de órganos, traficantes de armas y de toda clase de ilegalidades se nutren con elementos nacidos en el seno de familias pobres.

Pero a los políticos no les interesa nada de eso, porque su mentalidad obtusa les indica que “los pobres siempre van a seguir siendo pobres”, mientras ellos si logran ganar sus propósitos malsanos llevándose al bolsillo hospitales enteros, centros de salud y los medicamentos para mantener sano a los pueblos. Un pueblo sano y bien comido puede trabajar mejor, puede rendir más y salir adelante. Un pueblo hambriento es pasto de las llamas de incendiarios discursos de especialistas en el engaño, la mentira y la violencia.

Registren los bolsillos de los políticos antes de asumir el poder y regístrenlos después de salir del poder. Si es que salen, porque ya en el poder se pegan tanto que solo una revolución armada los puede despegar de la “teta” de la pobre vaca que en vez de leche emana sangre.

¡El cambio es urgente!

Debemos construir un liderazgo más decidido y monolítico, capaz de discernir entre lo bueno y lo malo para los intereses comunes, para los interesas de nuestra nación. Debemos trazarnos metas y seguir adelante en la lucha, mientras esa meta fríamente analizada se cumpla y podamos dar un paso más hacia la liberación definitiva de esa lastra que llamamos pobreza, que los políticos aprovechan muy bien y la mantienen porque sin ella no son nada.


Archivado en Asi Pensamos | 3 Comentarios »


3 Respuestas to “¿Qué hacemos con esos políticos vampiros que chupan la sangre de los pueblos?”

  1. Por esteban el ago 11, 2009 | Responder

    Cermeño esta bonito tu comentario y en tu análisis en la ultima estrofa diste en el clavo FALTA DE LIDERASGO actualmente no existe un líder que aglutine todas las fuerza política que el pueblo tenga la confianza de seguirle y como el ejemplo del Kupia Kumi de Granada la gente confió en Elogio y ya estando arriba se olvido del pueblo pactando con el orteguismo dejando a los mismos corruptos en los cargos públicos.
    Imaginaste con que confianza podes depositar tu impuesto en las manos de los que ayer te robaron como se recetaron altos salarios
    El problema en realidad somos vos y yo porque hemos sido crítico pero no nos hemos puesto de frente hoy que el pueblo no tiene confianza en los lideres espero que nos pongamos de frente la patria nos nesecita

  2. Por SARA el sep 16, 2009 | Responder

    LA BIBLIA DICE OSEAS 4:6, QUE EL PUEBLO PERECE POR QUE LE FALTA CONOCIMIENTO, Y ESA ES LA GRAN VERDAD EN NICARAGUA, HAY MUCHA IGNORANCIA EN EL PUEBLO QUE POR ESO NO ENTIENDEN CUANDO SE LE DICE “EL PRESIDENTE DE LOS POBRES”, SE ALEGRAN POR QUE CREEN QUE EL VA A PELEAR POR ELLOS NO ENTIENDEN QUE LO QUE LES ESTAN DICIENDO ES NUNCA VAN A SALIR DE POBRES, Y A COMO DICE EL DICHO “EN PUEBLO DE CIEGOS EL TUERTO ES REY”, POR ESO CAEN EN LA SITUACION EN QUE VIVE EL PAIS Y LO TRISTE ES QUE EL QUE TIENE CONOCIMIENTO NO AYUDA A SU PUEBLO SINO QUE TAMBIEN SE VUELVE GARRAPATA, Y EN LO UNICO QUE PIENSA ES VOY A CHUPAR LO MAS QUE PUEDA MIENTAS ESTE EN EL PODER O EN LA POSICION QUE TENGO, Y SE OLVIDAN DE LOS DEMAS, ME PREGUNTO ¿CON PENSAMIENTOS TAN MEZQUINOS Y EGOISTAS, DE TODOS LOS NICARAGUENSES, PODRA EL PAIS ALGUN DIA DEJAR DE SER UNO DE LOS PAISES MAS POBRES DEL MUNDO? Y DIGO DE TODOS POR QUE TODAVIA NO HE VISTO A NINGUNO, QUE SIENDO NADA LLEGAR AL PODER O TENER UNA POSICION EN LA QUE PUDIERA AYUDAR AL PUEBLO Y LO HALLA HECHO, TODOS LOS QUE HAN PASADO EN CUALQUIER CARGO, HAN SIDO LADRONES Y ABUSADORES.

  3. Por sasha el sep 23, 2009 | Responder

    Esta casita; es la viva expresion, de la miseria……

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.