“El Alacrán” paraliza la Alcaldía de Granada y paran los pelos de moros y cristianos. Pero “cuando el río suena, piedras trae”

noviembre 29, 2009 – 8:52 am -

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño

Desde horas de la mañana del jueves 26 de noviembre 2009, las instalaciones de la Comuna granadina fue conmocionada, por la aparición de un documento anónimo rubricado con el mote de “El Alacrán”, en el que se denuncia un estado de corrupción que por cuestiones de ética periodística no nos atrevemos a leer, ya que no hay personas ni grupo organizado reconocido que lo respalde. Es un anónimo.

El carácter anónimo del documento no nos permite publicar nada, sin embargo, nos permite pulsar que los ánimos están caldeados, que hay detrás de ese documento anónimo una manifestación clara de inconformidad de trabajadores que no dan la cara porque ponen en riesgo su empleo y la estabilidad económica de sus hogares.

El Alcalde ha optado por llamar a la policía y retener 69 CPU de computadoras, para revisar la procedencia interna del documento que desgrana denuncias serias, por un lado y ofensivas otras.

Esta situación surge ante la falta de espacios para que los trabajadores digan lo que piensan, critiquen alturadamente, sin temor  al despido. Como medio de comunicación hemos sondeado inconformidad de los trabajadores por esos retrasos de sus pagos, por los altos salarios que se han recetado los funcionarios allegados del Alcalde, algunos de ellos sin tener más función que abrir una puerta o cargarle papeles al Alcalde o simplemente llegar de vez en cuando al despacho del edil. Esto resulta ofensivo para una Alcaldía con recursos financieros limitadísimos, que rayan en la quiebra económica.

El pueblo esta viendo todo este asunto como producto de una mala administración. No se ve inversión con recursos propios, porque ni siquiera hay para pagar a los trabajadores.

Las escasas obras de progreso se están haciendo con el apoyo de las partidas del Gobierno Central. Por eso vemos que se está pegando un parche por aquí y por allá, en las calles de Granada.

Las inconformidades se dan también por la contratación de personal nuevo, que contradice una política de ahorro, que con buen pie inició la administración de Eulogio, pero que ahora se ve enturbiada por esas contrataciones masivas, luego del despido de unos 60 trabajadores y por los aumentos inmorales de salarios de allegados al edil.

El documento de “El Alacrán” habla de personal privilegiado que gana mucha plata por hacer poco o nada en función del desarrollo del municipio. El problema de “El Alacrán” es que se mete a áreas de orden privado que nada tienen que ver con los aspectos administrativos, que en alguna forma ofenden la dignidad y la moral de las personas, lo que desmerita la parte seria de la denuncia.

Por nuestro lado, como defensores de la libertad de expresión, creemos que si hubiera más libertad y menos espíritu represivo y autoritario, los trabajadores no tendrían que recurrir a la denuncia anónima, se haría en los pasillos, en reuniones de sindicalistas libres, solo que con altura y respeto a la dignidad y la moral de las personas.

Hacemos un llamado al Alcalde a bajar “el gas” con ese espíritu represivo, arrogante y autoritario, que choca con la dignidad y moral de humildes trabajadores que merecen respeto. Lo llamamos a dar libertad de organización de los trabajadores en alternativas sindicales que velen por sus intereses sin menoscabo del respeto a las leyes y las normas vigentes en la Comuna.

Hacemos un llamado al Alcalde Eulogio Mejía a presentar de manera pública y abierta, en el próximo cabildo, la planilla de pago a trabajadores de base, administrativos y de la dirección superior, Alcalde, Vice Alcalde, Secretario y concejales. Esto terminaría con las especulaciones, ante el desconocimiento de tal información. Si la administración de Eulogio es transparente, que rinda informe de las planillas de pago.

Que informe el Alcalde sobre las licitaciones de proyectos, que deben de hacerse públicas, ante medios de comunicación y los medios desconocemos como se hacen no quien las hace y decide finalmente sobre las mismas.

Que informe el Alcalde del manejo de los recursos municipales, el combustible, los vehículos, el módulo de construcción. Dar un informe, gota a gota del uso del combustible, quién lo gasta y con que fin.

Que rinda el Alcalde un informe de lo que gana cada funcionario, respaldado por planilla oficial, y en que trabaja, que funciones tiene, que hace, como se justifica un alto salario. Esto entre otras cosas que se deben de informar al pueblo cansado de tantas especulaciones y sediento de información oficial. Si el alcalde accede a esta petición, tengamos seguro que el pueblo lo aplaudirá. Abrase como un demócrata y deje de actuar como aprendiz de dictador.


Archivado en Asi Pensamos | Un Comentario »


Una Respuesta to ““El Alacrán” paraliza la Alcaldía de Granada y paran los pelos de moros y cristianos. Pero “cuando el río suena, piedras trae””

  1. Por JOSE RAMON GARCIA R el nov 29, 2009 | Responder

    de verdad que seria muy bueno que el alcalde haga un buen informe a los ciudadanos.sobre todo lo concerniente de las nominas de pagos de personal, contratos de obras y quien se los gano por licitacion y no dado al dedo al mejor amigo o algun familiar. que haya control subre los vehiculos que no los usen para transporte hacia sus familias y control del combustible para que no sea aprovechado por ulgun funcionario de esos que existen de confiansa.sobre este anonimato por que tanta preocupacion quien no la deba no tiene por que temer de estas injurias.pero esta muy bien que hagan una investigacion sobre ete anonimato que es muy poco creible.estos obreros por que no se dirigen a las inspectorias del trabajos a hacer sus reclamos que les pertenece y dejarse de manipular por estos tipos de calumniadores.

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.