El quehacer de las (os) enfermeras (os)

noviembre 15, 2009 – 10:09 am -

Granada, Nicaragua
Por: Lic. María Lourdes Mejía Avendaño (*)

e-mail: mejiamaria2008@hotmail.com

Florence NightingaleLas enfermeras(os) tienen diferentes perfiles, roles, funciones, acciones que realizar a lo largo de su vida profesional. Además de ejercer la noble profesión, deben desarrollar sus roles como  madres o padres, hija (o), tía (o), hermana (o), abuela (o), esposa (o), amiga (o), compañera (o) de trabajo, consejera (o) y confidente, entre tantas compromisos una vida en sociedad o comunidad son requeridos.

La enfermera enfoca su accionar en áreas relacionadas con: la ciencia, investigación, administración y asistencial, pero sobre todo es una mujer que sirve a la comunidad, vive, sueña, sufre, llora, soporta y es violentada por su esposo, familia, y algunas personas de la comunidad. Nadie se detiene a pensar qué le pasa, qué tiene, qué quiere, en qué le podemos ayudar, por qué está triste.

Es una mujer con sentimientos que lo pierde todo y muchos desconocen las dificultades que llegan a crear fracturas, traumas, en la familia, en su hogar y en la sociedad. Al realizar los turnos sobre todo nocturnos su mundo se quiebra, pues su esposo o compañero se va con otra persona, sus hijos(as) se pueden desviar, y pervertirse en caminos inadecuados porque ella no puede estar en casa, ejerciendo su labor materna, de formación de los hijos en las buenas costumbres y guiarlos por el camino correcto.

Actualmente, aún en el trabajo con todo lo que pasa, tiene que sonreír, cumplir y llorar por dentro. Realmente, el proceso de atención de los pacientes, obliga a las y los enfermeras (as) a ser amables y cariñosos, porque muchas veces cura más esa amabilidad, una sonrisa amigable que la misma medicina. Pero son pocos los que conocen lo que hay detrás de esa sonrisa, esa amabilidad, cuando se deja en casa un niño enfermo, un esposo molesto porque debemos pasar la noche fuerza, en el turno que nos corresponda.

Nadie sabe como sufre una enfermera(o) su corazón se quiebre en mil pedazos. Pero es una mujer que hace bien su trabajo porque la mayoría es enfermera(o) por vocación, es humanista, altruista y también sufre, llora y ríe con lo que le sucede a sus pacientes y familiares cuando el paciente mejora y mira que su esfuerzo no ha sido  en vano. Se siente feliz y realizada(o) ¡su corazón de ser humano!, consciente del deber de entregarse a quienes claman por su atención en el momento preciso.

Se aspira a que la enfermera (o) de todo barrio o comunidad o de tu hospital y centro de salud sea la buena amiga, aceptada y comprendida(o) por sus seres queridos, familia, amigos y compañeros de trabajo y por la comunidad.

La experiencia nos marca la pauta a seguir adelante, a seguir los pasos de esa gloriosa mujer inglesa que un día abrió los caminos que muchas mujeres y varones seguimos con amor, pasión y sobre todo, vocación. Los servicios que presta la enfermera (o) es muy valioso, por ese carácter humanitario, por ser responsables de vidas humanas que llegan a las unidades de salud de primero y segundo nivel en la ciudad o el campo, donde muchas veces la responsabilidad total cae sobre la enfermera, ante la ausencia del médico.

ANEXO

Breve historia de la profesión de Enfermería

En siglos pasados los cuidados de enfermería eran ofrecidos por voluntarios con escasa formación, por lo general, mujeres de distintas órdenes religiosas. Durante las Cruzadas, por ejemplo, algunas órdenes militares de caballeros también ofrecían enfermerías, y la más famosa era la de los Caballeros Hospitalarios (también conocida por los Caballeros de san Juan de Jerusalén). En países budistas los miembros de la orden religiosa Shanga han sido tradicionalmente los encargados de los cuidados sanitarios. En Europa, y sobre todo tras la Reforma, la enfermería fue considerada con frecuencia como una ocupación de bajo estatus adecuada sólo para quienes no pudieran encontrar un trabajo mejor, debido a su relación con la enfermedad y la muerte, y la escasa calidad de los cuidados médicos de la época.

La enfermería moderna comenzó a mediados del siglo XIX. Uno de los primeros programas oficiales de formación para las enfermeras comenzó en 1836 en, Alemania, a cargo del pastor protestante Theodor Fliedner. Por aquel tiempo otras órdenes religiosas fueron ofreciendo también formación de enfermería de manera reglada en Europa, pero la escuela de Fliedner es digna de mención por haberse formado en ella la reformadora de la enfermería británica Florence Nightingale. Su experiencia le brindó el ímpetu para organizar la enfermería en los campos de batalla de la guerra de Crimea y, más tarde, establecer el programa de formación de enfermería en el hospital Saint Thomas de Londres. La llegada de las escuelas de enfermería de Nightingale y los heroicos esfuerzos y reputación de esta mujer transformaron la concepción de la enfermería en Europa y establecieron las bases de su carácter moderno como profesión formalmente reconocida.

Con la explosión del conocimiento técnico en el campo de la salud después de la II Guerra Mundial, el personal de enfermería ha comenzado también a especializarse en áreas particulares de asistencia sanitaria. Éstas incluyen áreas quirúrgicas, dentales, maternidad, psiquiatría y salud comunitaria. Dentro de cada una de estas especialidades se puede optar por una nueva especialización.

La Enfermería hoy

La enfermería se ocupa de los cuidados del enfermo y otros trabajos relacionado con la prevención y la salud pública. Esto abarca las funciones y los deberes a cargo de quienes han recibido formación y preparación en el arte y ciencia de la enfermería, por lo general en la ayuda a los médicos y otros profesionales sanitarios. En la mayoría de los países se considera la enfermería como profesión cualificada para la que se precisa un programa de formación previo al reconocimiento académico.

La formación, en la mayoría de países, dura tres años y comprende formación general en medicina y experiencia práctica trabajando con pacientes bajo la supervisión de enfermeras y enfermeros veteranos. El nivel de la educación sanitaria requerida para una enfermera varía según los países. Al final de la formación, y antes de recibir la diplomatura o título, el estudiante de enfermería tiene exámenes ante los organismos sanitarios o consejos de enfermería, dependiendo de cada país. Una vez obtenida la diplomatura o título se es libre de ejercer la profesión en cualquier país que reconozca las titulaciones, aunque muchos sólo reconocen las propias.

Muchas de las variadas obligaciones del personal de enfermería son de naturaleza técnica, desde la toma de la tensión arterial hasta el manejo de sistemas de soporte vital en unidades de cuidados intensivos. Además, el personal de enfermería debe ser maestro, consejero y administrador, preocupado por la promoción y mantenimiento de la salud de los pacientes, así como por proporcionar los cuidados necesarios cuando éstos se encuentran enfermos.

El personal de enfermería tiene funciones dependientes e independientes. Las primeras son aquellas que deben ser llevadas a cabo bajo las órdenes de un médico, e incluyen actividades como las de administrar medicación, vendar y curar heridas. Las funciones independientes son aquellas que el personal de enfermería lleva a cabo bajo su propio juicio profesional. Entre estas obligaciones se incluyen el lavado de los enfermos, las posturas de los pacientes para prevenir contracturas articulares, la educación a los pacientes para que aprendan a curarse ellos mismo y la asesoría nutricional.

(*) La autora de este artículo es Enfermera especialista del Hospital Amistad Japón Nicaragua (Granada)

Estudiante Diplomado “Liderazgo para el cambio”

Socia No. 2622 de la Asociación de Enfermeras de Nicaragua

Telf: 66615797


Archivado en Asi Pensamos | 2 Comentarios »


2 Respuestas to “El quehacer de las (os) enfermeras (os)”

  1. Por JOSE RAMON GARCIA R el nov 15, 2009 | Responder

    A MI CRITERIO ESTAS PERSONAS QUE TRABAJAN COMO ENFERMEROS.ES UNA PROFESION COMO CUALQUIER OTRA YA QUE ES POR VOCACION AL IGUAL AL DE LOS MEDICOS. TODOS LOS PROFESIONALES O OBREROS LLAMESE POLICIAS.QUE ARRIESGAN SU VIDAS POR EL HAMPA, TIENEN QUE DEJAR SUS HOGARES EN LAS HORAS DE LABORES YA SEA DIURNA O NOCTURNAS.PARA TENER EL SUSTENTO Y LA EDUCACION PARA SUS HIJOS.EN ESTOS CASOS TIENEN QUE SER PADRES Y MADRES MUY RESPOSABLES EN LA EDUCACION DE SUS HIJOS.DESGRACIADAMENTE ASI ES ESTE MUNDO QUE MUCHOS HOMBRES Y MUJERES. RESPONSABLES SE SACRIFICAN.PARA SACAR ADELANTE A SUS FAMILIAS.

  2. Por Tito Santalucia el feb 15, 2010 | Responder

    A Jose Ramon Garcia ,respeto su criterio pero NO comparto su opinion.Que la enfermeria es una profesion como cualquier otra. Hasta ahi,bien.Pero ud, cree que la esposa de un policia no piensa en que si su marido regresara esa noche? Claro, que si.Y me parece que este tema hay “mucha tela que cortar”. En el primer parrafo los diez compromisos que menciona la senora Maria Mejia,es una realidad y los subsecuentes parrafos,tambien. Yo estuve internado por casi tres meses en el viejo hospital El Retiro por accidente en moto una enfermera(se llamaba Ramira,de Masaya, muy guapa)me daba las medicinas a la hora exacta en la madrugada porque los dolores de la quebraduras eran intensos. Deseo poner en alto esa noble profesion, a ese ejercito de personas que cuidan de nosotros en nuestro lecho de enfermo y que muchas veces y en la mayoria de los casos ganan, un pauperrimo salario.Una sonrisa…una atencion esmerada, no tiene precio.Elhumanismo de las personas,la voluntad hace mas efecto que la misma medicina.Exhorto a las personas que tienen familiares en hospitales a que sean comprensivo con las(os) enfermeras(os).He hecho un alto en este tema, y de decirles a ellos …Gracias, muchas gracias por sus atenciones.Les saluda Tito Santalucia.

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.