Triste fin de nuestro patrimonio arquitectónico: La Zampieri cayó y alguien intento levantarla en todo su esplendor, el viejo San Juan de Dios fue destruido por vándalos y saqueadores y el Palacio de Acoyapa esta de “veme y no me toques”

marzo 14, 2009 – 1:37 pm -

2.- Viejo Hospital San Juan de Dios Por: Augusto Cermeño

En esta patria repleta de mestizos, de descendientes de los herederos del conquistador español, de judíos y moros, de indios y negros y hasta chinos, parece no importarle a nadie la herencia cultural de los conquistadores y, mucho menos, de los ancestros precolombinos, cuya cultura fue destruida, reducida a cenizas por el conquistador español.

Muchas veces veo llegar extranjeros que ven con mucha simpatía a Granada, algunos porque se enamoran de ella y de su gente, sobre todo de nuestras bellas mujeres, y otros porque ven la oportunidad de hacer un gran negocio, por las bellezas arquitectónicas, culturales y naturales de una ciudad fundada por los españoles hace 483 años.

Los granadinos que poseen dinero y “un poco de cultura”, aman más el dinero que sus propias vidas y les importa un comino si la antigua ciudad desaparece. Si colapsa una enorme pared de adobe, simplemente la sustituyen por una de concreto y hasta los extranjeros, vienen a esta ciudad como si fuera una tierra de nadie, donde pueden hacer lo que les da la gana.

Pero hay que reconocer en algunos extranjeros que llegan a Granada, esa iniciativa de remozar casas que están a punto de colapsar, dándole vida a la decrépita y anciana ciudad. Realmente hacen cosas muy bonitas y encienden el esplendor de una ciudad que hace un siglo era el corazón de la economía nicaragÌense. Era el puerto por donde salían y entraban las mercancías. Era la puerta de entrada y salida a Europa. Fue la vía de tránsito de los conquistadores del extremo oeste, en Estados Unidos.

Primero fueron los ingleses los que codiciaban el dominio de Granada, luego fueron los norteamericanos, los que se hicieron representar por un filibustero y pirata que se nombró así mismo presidente de Nicaragua. Este bandido, fue traído por las huestes liberales de Máximo Jerez, que deseaban ganarle la partida a los conservadores en la Guerra Nacional, pero el final de todo William Walker “se quedó con el mandado” y hasta se atrevió a fusilar a connotados patriotas como el general Ponciano Corral “por traición”.

Cuando veo agonizar Granada, veo a granadinos importados de otros lados, que no saben ni conocen nada de nuestra historia, de nuestra cultura, por cierto muy escasa en estos tiempos. En una ocasión pude observar a un forastero, con algo de poder, mandar a arrancar una enorme puerta de madera de una de tantas casonas coloniales que el FSLN confisco a los somocistas y allegados a los Somoza.

Le preguntamos al poderoso señor por qué manda arrancar la puerta, explicando que esas puertas ya no las hacen porque no hay madera para hacerlas y si la hay, cuesta mucho. La contestación del gran señor fue muy sencilla y estúpida a la vez: “es para cortarla y tapar un hueco que hay en mi oficina”.

Cuantos de estos señores, granadinos importados, hacen de Granada cualquier cosa. Es terrible, pero el ejemplo del viejo edificio del San Juan de Dios es un ejemplo clásico del poco valor que le da mucha gente a nuestro patrimonio, sobre todo la las política, que vive más interesada en un curul municipal o parlamentario que en el futuro de Grana o del país. El San Juan de Dios fue saqueado, destruido ¿y las autoridades?: Bien gracias!.

LA CASA ZAMPIERI

Esta casa, destruida, demolida por la acción del tiempo y de los hombres, es uno de nuestros más hermosos patrimonios arquitectónicos, con mucha historia, pero ni siquiera aparece en el Catálogo de bienes patrimoniales de Granada.

2.- Casa Zampieri (foto Demetrio Martínez) Se gasta mucho dinero en estudios, catálogos, que solo han servido para inflar el ego de algunas personas que usan a Granada para su propio provecho, pero hasta ahora no hacen nada por darle oxigeno.

Recuerdo a un señor que se encargaba de a cooperación externa de la Municipalidad, pero lo más notorio que hizo fue tender la mano mensualmente para retirar su jugoso salario. Este señor hizo un intento, una vez, por reunir a los granadinos con casas coloniales y solariegas para meteros en un supuesto programa para financiarles su restauración. Se fue en puras reuniones y puros bla, bla. Nadie recibió nada.

Pero, regresando al caso particular de la Zampieri, ubicada en plena calle Real Xalteva, la principal arteria vial de la ciudad, en los tiempos de la colonia española, esta se encuentra abandonada.

Como si estuviera destinada al olvido. La casa estuvo, antes, colapsando, pared por pared, pero alguien allegado a la familia, un elegante y adinerado señor la compró a los Zampieri y se dispuso a terminar de demolerla, con el compromiso de reconstruirla igual, con el mismo diseño.

El señor en referencia es el ingeniero Adolfo Solórzano, quien al casarse con una de las Zampieri, optó por comprar la mansión para convertirla en una estructura moderna, de concreto, pero conservando el mismo diseño.

Comenzó la demolición y posterior reconstrucción, en el 2003 y se pararon las obras en el 2005, según conversación que sostuvimos con el licenciado Juan Brenes, encargado, entonces, de supervisar las obras.

Las obras quedaron a “medio palo” como se dice popularmente, dejando expuestos al sol, lluvia y viento la estructura de hierro. Fácilmente se observan varillas de hierro corrugado totalmente oxidadas.

Aparentemente, las pretensiones del ingeniero Solórzano se vieron frustradas por la falta de capital financiero. Estamos hablando de una mansión de mil 300 metros cuadrados de construcción. Esto es mucha plata, sobre todo ahora que el hierro y el cemento están muy caros.

Sobre esta casa, nos habló, con mucha preocupación, un hombre de humilde cuna, conservador en todo sentido, como lo es don Diego Talavera. Cree que las autoridades municipales, deberían interesarse por el estado en que se encuentra la ciudad y buscar como mejorarla, sin mucha politiquería y discursos románticos sobre lo “linda que es Granada”.

Este artículo continuará.


Archivado en Asi Pensamos | 3 Comentarios »


3 Respuestas to “Triste fin de nuestro patrimonio arquitectónico: La Zampieri cayó y alguien intento levantarla en todo su esplendor, el viejo San Juan de Dios fue destruido por vándalos y saqueadores y el Palacio de Acoyapa esta de “veme y no me toques””

  1. Por JOSE RAMON GARCIA R el mar 18, 2009 | Responder

    AUGUSTO,MUY BUENO TU REPORTAJE DONDE DA TRISTESA,QUE SE ESTA ACABANDO ELPARTRIMONIO CULTURAL DE LA GRAN SULTANA POR LA DECIDIA DE SUS PROPIETARIOS,QUE NO SABEN CUIDAR SUS RELIQUIAS. COMO EN CARTAGENAS DE INDIAS ESO ES UNA BELLESA,ES QUERER SU PAIS,Y HAY AUTORIDADES QUE HACEN CUNPLIR,LAS LEYES ESTIPULADAS PARA ESTE TIPO DE CONSTRUCCIONES DE LA EPOCA,DE LA COLONIA.APRECIADO POETA ME DISCULPA ELGO QUE,TE DIRE QUE UTILISASTES LA PALABRA DE HUMILDE CUNA,HACIA EL CIUDADANO.DIEGO TALAVERA,QUE SE PREOCUPA POR VER COMO SE ACABA VUESTRO PATRIMONIO,ME PARECE UN POCO DESPECTIVA TALVEZ NO FUE TU INTENCION YA QUE MUCHOS CIUDADANOS,PUEDEN MOLESTARSE POR EN PEQUENO EROR,DE PALABRAS.HASTA LUEGO,J.R.G.R………

  2. Por lorena el mar 20, 2009 | Responder

    soy granadina y vivo en utah;es cierto que los politicos no le dan importancia a los valores culturales antiguos.Es una lastima ver como se pierde los panoramas antiguos,el hospital San juan de Dios era bellisimo y no buscaron como mantenerlo.

  3. Por yeiner el oct 5, 2010 | Responder

    Hola soy granadino y me siento orgulloso de serlo muchas frases que mensionan en lo anterior por loque granada es una ciuadad colonial y esta un poco descuidada como la mansion Zampieri que me gustaria de paso me regalaran info de esa casa ya que tengo que entregar un trabajo sobre las casas mas antiguas de Granada gracias

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.