A un héroe anónimo de Granada, llamado Juan Alberto Roblero

octubre 18, 2009 – 5:37 pm -

Juan Roblero

Anchorage, Alaska
Octubre 12 del año 2009
Por: Juan Roblero

En las aguas del Gran Lago Cocibolca

El Lago Cocibolca cerca de la Isla Zapatera,

En tiempos de Tiburones, Pez Sierra, donde

parece siempre estar un poco disgustado.

Viajaba la familia según palabras de mi padre,

A quien sus ancestros le contaron;

venìan navegando por las aguas endiabladas

ese dìa en un bote tirado por remeros.

El viento enfurecido mecía la pequeña embarcación,

mi padre en ese tiempo contaba con apenas dos añitos,

iba en los brazos de su madre, mi futura abuelita.

Mi papa Alberto era el capitán,

iban en el bote el cuñado de mi abuela, su suegra, y algunos más,

el pequeño botecito, como en otras ocasiones,

esta vez no aguantaría las embestidas de las olas,

el viento enfurecido mecía la cama de ese mar

y todos a las aguas fueron a parar.

Mi papa Alberto como todo tremendo nadador,

rescató a su hermano, a su mamá, esposa y al niño,

agarró su cuerpecito y sobre unas rocas lo lanzó,

quien como no lloraba pensaba, que con agua en los

pulmones

en brazos de la muerte descansaba.

Este bravo marinero situó en una roca el cuerpo de su madre,

dejándola al cuido de su hermano,

al regresar con otro cuerpo rescatado,

su sorpresa fue tremenda,

a su hermano preguntó dónde estaba su mamá,

asustado y afligido respondió,

que una ola la llevó de nuevo a ese mar de agua dulce,

que azotaba con olas de dos metros.

Con dolor contenido, al vientre enfurecido regresó,

Por cosas de la “vida” no  pudo otra vez con vida rescatarla.

Llegaron a la costa con el llanto en sus almas,

y con la culpa señalaron al héroe de esa vez,

pues rescató a otros, a su mujer, a su hijo,

sin embargo, a su mamá , las aguas de este Lago

con el sueño eterno la durmió.

Hoy te rindo mis respetos, pues no siendo padre de mi

Padre por placer, lo engendraste desde las aguas enfurecidas

En ese día de la vida, y esa vida la extendiste hasta mí.

Son 21 años que la eternidad su culto te rindió y te recuerdo siempre

En mis pensamientos con una sonrisa de orgullo

Navegando en mis labios y un grito: “Vida eterna para los héroes”.


Archivado en Culturales | 2 Comentarios »


2 Respuestas to “A un héroe anónimo de Granada, llamado Juan Alberto Roblero”

  1. Por Luis Roblero G. el oct 19, 2009 | Responder

    Me parece interesante la historia del tío Juan Alberto como la describís, en una ocasión me la contó mi Abuelo Anselmo que también fue Marinero y que su comienzo fue en las Calderas de lena y carbón del barco Victoria. Llegó tanto su interés por la navegación que llegó hasta el puesto de timonear y eso que no era ducho con las letras. Me contó mi Abuelo que en una ocasión en que se quemó el Barco él de conchudo quiso apagarlo sólo ya que todos sus tripulantes y personal de la embarcación se habían tirado al agua, entonces él en su desesperación quiso hacerlo sólo, pero que va!! decía mi Abuelo Anselmo.
    Te cuento esto,porque nuestra familia si que verdaderamente era amante del lago Cocibolca y de sus isletas, tu padre mi tío Juan Manuel era un buen pescador de Pez Cierra y tiburones, muchas veces yo chavalo era llevado a la punta del muelle viejo de madera y ahí podía mirar como tiraban el anzuelo y me fascinaba cuando venía pegado un sendo tiburón de 8 o 10 pies de largo o ya sea un pez cierra que lo hacia más grande su peine.
    La familia nuestra siempre ha sido amante de la pesca y del lago. Hoy mi Abuelo Anselmo descanza en la paz del senor y él me contaba de sus viajes por todos los puertos del lago, sus anécdotas, sus apeadas en los puertos, sus pleitos cuando se echaba sus cachimbazos y quizás hasta les aumentaba, porque él era una persona bajita, chaparra, pero arrecho a los cachimbazos. Murio a la edad de los 100 y lo último que me contaba fue su viaje ya viejo a los Estados Unidos que por cierto no le gusto porque sólo encerrado, no era como estar en Granada que caminaba casí a diario desde el reparto Adelita hasta mi casa en la calle El Caimito. En una ocasión él me contó la historia del tío Juan Alberto y yo creo que es bueno recordarlo, ya que esa forma nosotros que somos de otra generación Roblero, debemos tener presente ese ejemplo tan digno que realizó el tío Juan Alberto.
    por tu escrito

    Atte.
    Luis Roblero
    Felicidades Juan

  2. Por SARA el oct 19, 2009 | Responder

    yo se que historias como esas y otras muchas hay en tu familia, yo conoci al papa Alberto ya ancianito, pero a tu papa todavia lo conoci en sus años mozos, como pescador y cazador, y a como dice Palito, (HOLA), yo tambien iba al viejo muelle a verlo pescar los tiburones y cuando los sacaba las fotos que le tomaban y el todo orgulloso se sentia un Tesqub Baloyan, creo que asi es como se escribia el nombre pero bueno lo que interesa aqui es la historia y que la conozcan las nuevas generaciones que no conocen el pasado de sus antecesores, muy bueno

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.