Guatemala y Costa Rica aventajados, con mejores opciones al desarrollo

septiembre 7, 2009 – 10:01 am -

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño

Proceres de la Independencia, Miguel Larreinaga y Tomas RuizCuando la Independencia, Guatemala y Costa Rica, estaban en una posición más ventajosa, favoreciendo “una reforma regular”. Costa Rica, resintió muy poco las calamidades de la revolución, por estar más al sur de los Estados de la Confederación, y a una distancia lejana de Nicaragua. Costa Rica “no había sido teatro de la guerra civil: sus habitantes eran los más sumisos y timoratos hacia la autoridad cualquiera que fuese, aunque también eran los más imbéciles: era el Estado con menos población, mes bachilleres y estudiantes…”.

Aunque los ticos tenían la cualidad de ser industriosos, “y su inclinación hacia la economía y el ahorro, se ha visto llegar hasta la restricción de los límites de esta virtud, la cual parece que ha dominado en ellos: su terreno, sus aguas, su temperamento bastante fresco propios para la agricultura, y la crianza de ganado, para dar y mantener la salud, la robustez y producir en los hombres el cálculo”.

Costa Rica, es en la actualidad el país más sólido, económica, social, política y culturalmente. Sus instituciones democráticas, sus estabilidad y desarrollo económico, la convierten en la “Suiza de Centroamérica”.

Las producciones agrícolas de Costa Rica dejaban ingresos de más de 100 mil pesos anuales, “y el Gobierno tenía rentas más que suficientes para cubrir los gastos públicos”. El “Registro Oficial” de 1847, habla de un hombre muy talentoso y visionario, quien se apoderó de la cosa pública, “cercenó las alas a la democracia, se propuso hacer prosperar el Estado, aunque tuviese que pasar sobre algunos principios, sobre algunos individuos: trabajó en este sentido, logró una gran parte de su proyecto, y desapareció de su lugar para siempre…”.

“Este hombre fue don Braulio Carrillo, muerto el año de 1845, a manos de un asesino, discípulo de algunos liberales de los que lo habían desterrado de Costa Rica, el año de 1841”, se lee en el mencionado Registro Oficial.

En cuanto a Guatemala, “era uno de los Estados que prometían alguna esperanza”. Se caracteriza por tener un clima “a lo Europa”, era la antigua capital de Centroamérica, lugar de residencia de los hombres más cultos naturales y extranjeros, el más pujante en población e industria y se habían aculado en él muy considerables riquezas en contacto con Méjico, por la geografía y la frecuencia de relaciones.

Los guatemaltecos tenía mayor número de hombres instruidos, que habían viajado al extranjero y aumentado sus conocimientos. En Guatemala habían residido los Supremos Poderes nacionales, situándolos con una experiencia por sobre el resto de naciones centroamericanas.

Guatemala fue teatro de grandes desastres, logró salir adelante ante estas tragedias con más certeza, debido a su desarrollo cultural. “Sus producciones agrícolas e industriales, de consumo en los estados vecinos, y de exportación al extranjero, hacían entrar en él casi un millón de pesos anuales, y las rentas públicas eran más que suficientes ara sostener los gastos precisos del Estado.

Igual que en Costa Rica, en Guatemala “se cercenaron las alas a la democracia”. También destaca la figura de un hombre fuerte, un gran visionario que levantó como bandera un plan de Gobierno que llevó a Guatemala hacia la prosperidad, aunque se “sacrificaron algunos principios”. Ese hombre fue el general Rafael Carrera.

Es importante citar unas líneas del artículo “Alrededor de la Independencia”, de José Coronel Urtecho, en el que expresa: “La misma resistencia a la dictadura contribuiría, por supuesto, a mantener el estado de guerra civil permanente, pero no es menos cierto que el estado de guerra civil permanente daba lugar a la dictadura. Tal era el circulo vicioso que se produjo como resultado de la Independencia”.


Archivado en Culturales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.