La matrícula de Maitro Poncho

febrero 25, 2009 – 8:29 pm -

7.- Elvis Hernández Lazo Granada, Nicaragua
Por: Elvis Hernández
Febrero 2009

Hace mucho tiempo podemos decir de antaño, en la educación como todo aprendizaje la forma de enseñar estaba basada en la disciplina rígida que apunto de coscorrones coyundas y reglazos, hacían aprender a los mas rebeldes o desganados y así se formaron varias generaciones de buenos ciudadanos dignos incluso de una chavalada que pudo sacar buenos profesionales, crear excelente música, sacar grandes glorias del deporte, y derrocar una dictadura.

De estos tiempos indefinidos todavía tengo el dulce recuerdo de los reglazos para aprenderme las tablas de sumar y restar. No hay entre los mayores el que no tenga un recuerdo de esos castigos severos que ahora perdidos en el tiempo nos dan mas nostalgia que dolor. Pero el caso que quiero ahora contar le sucedió a mi amigo del barrio, Carlitos.

Carlitos cuyo padre lo castigaba sin piedad, se rindió ante la rebeldía del chavalo, lo mandaron donde la Marcelina Rivera de fama respetada en la ciudad, regresó al muchacho esa misma tarde mandándole a dejar con su asistente al no poder con él. Después se lo pasaron a Don Trinidad Sandino conocido como “Jesús Cochino” el que tenía en sus haberes la fama de castigar tan rudo que su colegio llego a tener el crédito de una academia militar, pero tampoco pudo. Solo un recurso faltaba, el que alguien recomendó con seguridad y sin complicaciones. Llévaselo a Maitro Poncho.

Maitro Poncho era hombre de edad indefinida, de piel seca y arrugada de dignidad, nadie sabe cuando empezó su oficio de domar chavalos y haber inventado un deletreo para enseñar a leer digno, de la mejor cartilla Mantilla. Logró que sus alumnos recitaran de memoria las cuatro reglas aritméticas, leer de corrido y escribir en letras de carta con devoción de artista.

Un lunes por la mañana se presento Don Juan con Carlitos ante Maitro Poncho y éste le expuso la situación en menos de cinco minutos.

- “Así que este muchachito me lo viene a matricular por que nadie lo aguanta, bueno no se preocupe.”-

-Espéreme en la puerta lo voy a matricular, no se meta por favor -

Maitro Poncho tomó de la mano al muchacho y lo condujo a un cuarto cerrando la puerta con calma, poniéndole una tranca de madera para asegurarla. Tomó una coyunda de cuero mojado puesto a serenar con cebo de toro muco. Tomándolo de una mano empezó a darle una cueriada en las canillas que el chavalo hasta se orino de la surra.

Este protesto al anciano porque nada había hecho para tener semejante castigo.

Yo se – le dijo el Maitro- nada malo hiciste hoy esta es solo la matricula-” Dios te guarde si te portas mal”

Santo remedio para Carlitos, aprendió a leer y escribir sin cancanear, a medir un terreno a simple vista, respetar la propiedad privada y el derecho a la vida a todo ser humano.

No quiero hacer una defensa a este método tan violento para educar, pero es la fecha y nadie me sabe decir de trastornos sicológicos ni mucho menos odio para algún profesor que nos castigara. Bueno los tiempos ya cambiaron y la ley también. Yo, ahora puede agradecer a mis maestros que me educaron a pija y candela y vivir la vida sin temores ni rencores.


Archivado en Culturales | 3 Comentarios »


3 Respuestas to “La matrícula de Maitro Poncho”

  1. Por margarita el feb 26, 2009 | Responder

    hi flaco me encanto tu cuento me hiciste recordar cundo estabamos chavalos y nos ivamos a jugar donde la alba y carlitos la vaca te felicito ya que cieto que stoy leyendo a un escritor muy famoso y lo mejor es que eres mi flaco querido tus cuentos te ban a volver muy famoso becitos tu prima

  2. Por margarita el feb 28, 2009 | Responder

    Hi flaco estoy esperndo mas anecdotas omas cuentos hacerca de la gente pintoresca de granada .como Bosco Jelepate y la vilma o la marucha bueno flaco espero que nos estemos comunicando

  3. Por JOSE RAMON GARCIA R el mar 1, 2009 | Responder

    elvis, gracias a los recuerdos de hece tantos anos,muchos que tu no conocistes pero sabes,las historias te felicito para los que no sonocieron,las culturas pasadas,te dire que no estoy de acuerdo con tantos castigos de antano,pero en algunos,a lo mejor era nesesario,te contare que te falto,no porque yo nunca estube donde maitro poncho,me lo conto un,amigo,que a el como no asistia a la escuala por que se salia en los recreos y todos los anos lo aplasaban,sus pades lo metiero donde este personaje,dice que lo pusieron enpiedras calientes con los brasos estiradoos en el sol,y en la tarde lo arrodillan en hormigon,una piedras volcanicas como estas hay muchas anecdotas yo estudie primaria en el misieri ,los reglasos y coscorrones que nos daba la maestra,mercedes mondragon y el maestro mercado ,nos picaban las espaldas y la cabezas con chichotes..gracias elvis por llebarnos recuerdo s,cuando eramos ninos…

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.