Los cines y el guardia de la esquina

diciembre 7, 2009 – 9:41 am -

(Recuerdos de los años 70s)

Granada, Nicaragua

Por: Elvis Hernández Lazo

Lic. Elvis HernandezPara los 70, casi por el 78 para un mes de octubre, la esquina del cine Karawala en Granada reventaba de jóvenes que se desesperaban por entrar a disfrutar de la película más taquillera de ese año, GRASA con John Travolta y Olivia Newton John. A las 8 de la noche más de mil personas confluían en la cuadra entre el Banco Nacional con el Karawala y el cine González. Los cines en Granada han sido muy espaciosos y cómodos, pero por costumbres precolombinas siempre armamos alborotos ya sea para entrar y hasta para salir.

En la esquina del banco frente al cine, un Guardia Nacional hacia su posta de rutina sentado en una pata de gallina sin pintar, era un hombre entrado en edad, de muy baja estatura, blanco, ojos verduscos y una sonrisa que expresaba bondad, algo que contrastaba con su oficio de guardia represor. El nombre lo recuerdo bien todavía, le decíamos “Estomaguito”. Ponía su fusil de reglamento, un Garand M1, junto a su taburete, el que, deslucía su estatura ya que sentado el cañón del rifle le sobre pasaba la cabeza a un con el casco pintado de azul con el escudo nacional.

Ese día como a las siete y media de la noche, en medio de la relojina, a la novia un muchacho de apellido Garay le tocaron las nalgas, lo que provoco que el chavalo se le fuera encima a un sospechoso armándose un bochinche donde sobresalían golpes, patadas y los infaltables “hijueputazos”. La masa humana rápidamente abrió campo en medio de la calle para que los contrincantes se dieran con lo que pudieran. Empezaron en la puerta del cine, luego bajaron a la calle y se liaron en las puertas del restaurante El Asador, al momento no se sabe como ya eran tres las parejas en el clinche, la gente de la taquilla del otro cine que buscaba su boleto para ver Garganta Profunda se movió hacia el banco para no perderse del espectáculo. Salieron a relucir los famosos “chacos” al estilo Bruce Lee, cadenas con candados de bicicletas y hasta los cucharones de la fresquera frente a la soda El Cóndor  estaban en la “maturranga”.

 

La bonita noche de cine se había convertido en un circo romano, la algarabía no daba tregua mas que para el dale, dale  y las carcajadas.

 

De pronto la cosa se tornó fatídica, alguien sacó un cuchillo de zapatería, el que relució imperante en el bullicio, los gritos de las barras pasaron a lamentos de terror. “Estomaguito”, al que nadie había tomado en cuenta, pero que, no se perdió en ningún instante de lo sucedido, llegado el momento tomó la sabía decisión de terminar con el desorden. Se puso de pie y tomado su fusil Garand manipulo sin pensarlo haciendo que un tiro del calibre 30.06 explotara con el estruendo terrorífico de la muerte. Al instante la multitud ensordecida y descontrolada emprendió una estampida sin dirección en busca de salvar sus vidas. En el escenario campal quedaron zapatos, chinelas, bicicletas retorcidas, una peluca chela, el cucharón de la fresquera y hasta una muleta de metal.

 

El suceso se comento por varios días, no hubo muertos ni heridos pero la autoridad desmedida de la Guardia Nacional se sintió ese día en la sonrisa forzada del  Alistado  quien no dudo ni un instante que era el poder del momento. Ocho meses después de ese día, el 19 de julio de 1979, Estomaguito entregó su rifle ante la chavalada sudorosa que vestidos de verde olivo lo conminaron a rendirse. Se le respeto la vida y dos meses después lo pusieron en libertad por ser parte del folklor de la ciudad.


Archivado en Culturales | 12 Comentarios »


12 Respuestas to “Los cines y el guardia de la esquina”

  1. Por Ashley el dic 7, 2009 | Responder

    hola Elvis

    Que bueno es saber de ti y tus cuentos pero quisiera hacerte una pregunta el lic Cermeño te ¿paga por tus cuentos? por que son muy buenos y la mayoria de tus amigos que te conocemos entramos a esta pagina solo para leer tus cuentos y anecdotas que me hacen recordar mi bella granada.

    Desde venezuela muchas gracias y felicidades espero que siempre tengas mas anecdotas de mi granada para no olvidarme de ella

    saludes

  2. Por pedro el dic 7, 2009 | Responder

    hola

  3. Por sasha el dic 7, 2009 | Responder

    Muy bueno el relato del Senor Elvis. Felicitaciones.

  4. Por Carlos Montalvo el dic 7, 2009 | Responder

    Me gusto mucho, sobretodo saber que la revolucion respeto las vidas de los soldados de la guardia nacional que no tuvieron nada que ver con delito alguno.

  5. Por JOSE RAMON GARCIA R el dic 8, 2009 | Responder

    LOS SANDINISTAS MATARON MAS GENTE QUE EL TERREMOTO DEL AÑO 72.SER CIEGO Y FANATICO NO CUESTA NADA.

  6. Por Mélida Auxilidora el dic 8, 2009 | Responder

    “Me van a matar Gioconda” le dije a mi amiga cuando perdí mi zapato, “Chilo, después de un gustazo, un trancazo,” me respondió. Esas fueron las palabras de mi amiga Gioconda, quien asistió conmigo, y juntas fuimos a disfrutar de la famosa y aclamada película de esos tiempos: Grasa/Grease. Y tal como lo mencionas, fue estrenada en el cine Karawala, en donde se llenó cada una de sus presentaciones y cada uno de los asientos – no había cupo. Gioconda y yo tratamos de vestirnos como el personaje de Olivia/Sandy en esa noche, pero no pudimos salir de la casa vestidas de esa manera. Así que lo único que pudimos sacar de la casa que tenia algo de similitud con el personaje eran los tacones altos que nos lo llevamos a escondidas de nuestros respectivos hogares. Esos tacones altos tenían otro dueño. Los míos eran de mi tía Sandra, los de Gioconda eran de su hermana mayor. ¿Por qué hago énfasis en esos zapatos? Porque uno de esos zapatos que se encontró en la calle después del famoso disparo fue el mío. Por varios días me sentí como su fuera la Cenicienta esperando a que alguien o por medio de un milagro apareciera el bendito zapato. La noche del bochinche, estuve muy cerca de la ‘maturranga.’ Tan cerca que en la acera de la fresquera El Cóndor, en donde me comía regularmente mi Napolitano, pude ver por primera vez muy de cerca uno de esos famosos Chacos. En ese entonces las películas de Bruce Lee y todas aquellas con efectos especiales de combate Karateca, Judo y algún otro estilo Asiático, estaban también muy de moda y todos nosotros, los chavalos de esa época, pretendíamos ser uno de esos personajes. Especialmente al salir de esos largometrajes, porque todos comenzábamos a contorsionar nuestros brazos y piernas y dar semejantes gritos -aunque creo que eran mas aullidos que otra cosa. La bendita noche también se dieron unos cuantos gritos de esos y sí, salió a relucir unos Chacos; yo los vi. Es más, me gustaron tanto que cuando pude comprarme uno, lo hice; aun los tengo. No se si “Estomaguito” llego a ver esos Chacos tan de cerca como yo los vi esa noche pero tenlo por seguro, y creo que puedes corroborar esta historia cuando te termine esta descripción: Que cuando el alboroto comenzó, te aseguro que el Guardia celador estaba rodeado, como de rutina, de alguien quien le había dado algún cigarro o estaba conversando con él, y que cuando decidió tomar riendas en el asunto y al tratar de levantarse de su miniaturo taburete hizo algo que nos tomó de sorpresa a todos nosotros: disparó. Y ahí mismo se quedo mi zapato, mejor dicho, mi “prestado” zapato. “Chilo, no te preocupes que por ahí lo vamos a encontrar,’ me dijo Gioconda, mas sin embargo muy dentro de mí yo deseaba que no se encontrará nunca para que no me viera en aprietos. Yo sin saber, esa sería la ultima película a la que yo asistiría de chavala en mi linda Granada. La fecha, el incidente, el alboroto, el disparo, todo, lo tengo grabado en mi mente como hubiera sido ayer. Eso sucedió una semana antes de que mi familia me mandara al extranjero. No solo perdí el zapato de mi tía esa semana, perdí contacto con muchos de mis amigos, inclusive la Gioconda, y muchos de mis familiares esa semana, también perdí de vista para siempre a aquel alistado bondadoso que cuidaba los predios del Banco por donde yo pasaba de chavala para ir al cine.

  7. Por elvis hernandez el dic 9, 2009 | Responder

    Hola a Todos.

    Solo quiero aclarar que lo que prentendo es trasladarnos al pasado de sucesos que estan muy marcados en una generacion. algunos tragicosy otros divertidos.
    Trato de no resaltar ningun resentimiento politico, ni quien fue mas cruel, o mas bueno.
    Todos vivimos en paisito para bien o para mal.

    Viva Nicaragua y todos los Niquiriches esten donde esten.
    Les cuento hay una familia nicaraguense viiendo en China en Canton con una cantina que se llama El Masaya.

    Pronto los contactaremos y sabremos de sus experiencias en China.

    Saludos Elvis..

  8. Por Toledo el dic 9, 2009 | Responder

    Hola.

    Hace poco me di cuenta de esta pagina granadina.
    Yo soy de granada vivo en Canada sali hace 28 anos,
    Me gusta ese relato del Gueria paro se llamaba Tomagito creo.
    Te pedia cigarro y decia que todo bien pues, todo bien pues.
    Me acuerdo muy bien de los cines y los alborotos que se armaban.

    saludes a todos.

    elvis Creo que me acuerdo de vos
    vivias por donde los chamorros.

    mtoledo

  9. Por marenco el dic 9, 2009 | Responder

    te felicito no savia que fueras dramaturgo
    algun dia te vere dirigiendo una de esas peliculas en retropertiva de tu vida.
    marenco

  10. Por JOSE RAMON GARCIA R el dic 9, 2009 | Responder

    ME DISCULPAS ELVIS. POR LO QUE REPROCHE EN UN COMENTARIO.YA QUE ESTA PAGINA ES DE LAS CULTURAS DE SU GENTES COSTUMBRES Y SUS COSAS.PROSIGO.ESTOMAGUITO SI ACASO VIVE ERA BUENA GENTE.SIEMPRE ME DECIA AMIGUITO REGALE UN CIGARILLO Y SE PONIA A COMBERSAR YA FUERAN RICOS O POBRES.HACE COMO UNOS TRES AÑOS ESTUBIMOS COBERSANDO A CERCA DE ESTE PERSONAJE CON UN AMIGO DE GRANADA. DE NONBRE EMILIANO TALAVERA.RECORDANDO NUESTRA EPOCA Y DE TANTAS PERSONAS.QUE FUERON NUESTROS AMIGOS Y QUE HOY EN DIA QUEDAN SOLO RECUERDOS COMO EL DE ESTOMAGUITO.SALUDES A TU FAMILIAS. JOSE RAMON

  11. Por José Ffrancisco Correa el feb 21, 2010 | Responder

    Chino, vos tenés varias virtudes. Una de ellas es la memoria, pero antes de ella la observación. Sos capaz de ver hasta el más mínimo detalle y guardarlo en la memoria para sacarlo a relucir años más tarde. Otra es tu compenetración con la ciudad y sus paisajes urbanos y rurales, tus experiencias de vida de diversa índole. Además, te fue dado el don de la palabra, como a los profetas o a los evangélicos. Para suerte u solaz de los que te leen.

    Yo te voy a dar unas sugerencias. Yo sé que no me las has pedido. Todas esas pequeñas historias pueden convertirse en una gran historia en una gran novela nicaraguense de esa generación que dio paso a la revolución y lo que siguió hasta el día de hoy. Me pregunto si Dios te habrá el dado el don de la estructura, pues lo único que tendrías que hacer es amarrar todos esos relatos y encadenarlos a un mensaje poderoso…

    Yo lo veo clarito, con la Historia de Mélida. Todos los que participaron en ese momento, tienen su historia. Los Antropologos pretenden construir la historia de una comunidad, no con base en una visión, sino en la suma de todas las historias personales. Eso es una novela. Muchos personajes que viajan por el hilo conductor de un narrador que alinea a un mensaje o tema lo ocurrido.

    Y precisamente, en este caso, es la desbandada de la que habla Mélida… ahí dejaron de hacer confluencia todos, para irse cada quien a Cantón y llevarse sus bartolos a otro lado.

    Vos podés construirla creo y a la cultura nicaraguense le hace falta esa novela.

    Un abrazo Potatoes,

    JFC

  12. Por Gonzalo el feb 27, 2010 | Responder

    Patatoes los guaspirolazos de los chacos producen el mismo efecto anestesico de los de la cantina de Chaco?
    Saludos y adelante con tus anecdotas.
    gb

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.