Mi corazón canta

agosto 9, 2009 – 9:34 am -

Efrain-Rodolfo-Cuendis

Managua, Nicaragua

Por: Efraín Cuendis

18 septiembre 2001

Un ruiseñor canta hoy en mi pecho,

soy el más feliz de los mortales.

Las ideas que hace dos años eran sueños en mi almohada.

Ahora es una indescriptible realidad.

Estás aquí, en mi cuerpo, a mi lado.

Debo dar gracias al Creador por conceder mis peticiones.

En mis oraciones nocturnas de antaño tan sólo repetía:

Suave, casi imperceptible tu nombre:

¡“Belkis, Belkis, Belkis!”

¿Cuántas veces lo dije? ¡No se!

Mi corazón ya ritmaba estos versos con

los besos que en sueños tú me dabas.

Ahora estamos aquí, solos los dos en nuestro nido;

construido con tu amor y el mío, es tan magnifica

nuestra sintonía que cuando tengo calor, tú tienes frío.

Siempre que a tu lado estoy más te siento mía.

Llega la mañana y el reloj de nuestra pasión ardiente

es volteado hacia abajo, suavemente caen al vacío

los diminutos granitos de arena en medio de un

eterno beso.

¡Oh! Dios Señor del universo, concédeme otro favor Divino

detén el tiempo 10 mil años para besar

a mi amada un instante y salir a trabajar.

01 de diciembre de 1998

Managua, Nicaragua

La víspera de tu cumpleaños.

Ayer, en la penumbra de la noche tu cuerpo

desnudo en mi mente se dibujaba.

Como gacelas en celo tus pechos de mis manos

se fugaban y caían presos del deseo; en los labios

trémulos y susurrantes del hombre que te ama.

¿Cómo saber cuanto te amo?

¿Acaso el amor que siento por ti tiene inicio?

Me pierdo en tu cuerpo y tus labios me embriagan

cuando resoplo como potro sin freno en los cabellos erizados de tu nuca.

No quiero saber cuanto te amo, medir lo insondable

es necedad y trabajo vano.

Solamente me importa quemar mis naves

en el fuego abrasador que inicia cuando nuestros

cuerpos desnudos en un solo se funden.

Poesía, tú me pides, ¿acaso mis manos,

mi boca y todo mi ser no hablaron por mi ayer en la noche?

¡Oh!, que noche, que más inspiración puede pedir un hombre

como yo para escribir, si no es estar al lado de su amada,

tocar su cuerpo y perderse en su geografía nítida.

Si Dios te hizo esculturalmente perfecta,

que más puedo agregar yo sino halagos

y asombro, agradecimiento por permitir

sembrar mi semilla en tu fecundo vientre.

Gracias por todo, amada Belkis, porque

cuando escribo de ti o pienso en ti todo

mi cuerpo tiembla; no es para menos.

Lo que ayer y otros días hemos vivido

imposible es expresarlo con palabras.

Porque son solo sonido, símbolos y lo nuestro

es profundidad del deseo, manos que me tocan

y me transportan a otro cielo, donde tú y yo estamos

solitarios y con nosotros el universo.

No puedo saber ¿cuánto te amo?, porque nuestro

amor no es evaluable.

Solamente quiero besar tu boca de rosa,

Sentir como palpita tu piel debajo de mis manos.


Archivado en Culturales | 2 Comentarios »


2 Respuestas to “Mi corazón canta”

  1. Por Roberto Gonzalez el ago 10, 2009 | Responder

    Me alagrea saber que hay romanticos de la poesia espero sigas impirado y escribas mas al lector de este diario, muy agradable y con sentimiento espero leer mas de tu poesia.

  2. Por JOSE RAMON GARCIA R el ago 13, 2009 | Responder

    muy bonita composicion. merece muchos aplausos y felicitaciones.continues en tus aspiraciones que son de gran valor de obras literata.

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.