Poetas jóvenes se desgranaron dejando sentir su pasión infinita por la poesía y afloraron valores muchas veces ignorados por las “vacas sagradas”

febrero 25, 2009 – 8:48 pm -

4.- Poetas y público asistente Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño

Los poetas jóvenes de Nicaragua y diferentes partes del mundo, dejaron sentir a todos, la noche del 16 de febrero 2009, su pasión infinita por la poesía, aflorado valores que dejan el entendido que han sido ignorados por “las vacas sagradas” de la literatura.

Tenemos el caso del joven poeta Irvín Cordero, quien al desplazarse al podium y dirigirse a los poetas, les lanzo un reclamo, una protesta por el monopolio que hacen unos cuantos miembros de la elite que concentra todo y no deja pasar a los nuevos valores.

4.- Mayra Oyuela Omar Lara, de Chile, dio palabras de agradecimiento al apoyo dado por Stiria (Austria). Mayra Oyuela, de Honduras, ofreció un poema a los que nunca han viajado en tren o no conocen el metro (algo similar al tren). Alí All Malawi, Reino de Bahrein, leyó un poema “testimonio de una violeta contra si misma”.

Benjamín Chávez, de Bolivia, se refirió en su poema al “Homo, émulo y emulo”. También dio lectura al “Poema número mil, para una mujer que jamás leyó ninguno”.

4.- Martín Mulligan Marko Pogacar, de Croacia, dijo en uno de sus poemas que “el mundo es un reflejo del mapa existente” y de “ropas manchadas por el cuerpo”. Krisma Mancia, de El Salvador, se refirió al “imperio de las ventanas cerradas”. Martín MÌlligan, de Nicaragua, leyó poemas con títulos de sucesos.

Alejandra Sequeira, de Nicaragua, leyó un poema dedicado a “una foto con una vaca sagrada”. Otro tanto hizo Madeline Mendieta y Hanzel Lacayo, de Nicaragua. Luego se desplazaron Marvín García, de Guatemala; Andreas Unterweger, de Austria y Lelawattee Manoo-Rashminh, de Trinidad y Tobago.


Archivado en Culturales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.