Manuel Gutiérrez Urbina, a sus 72 años: es el hombre de múltiples oficios: Sastre, barbero, albañil y artesano

diciembre 28, 2008 – 8:38 am -

8.- Manuel Gutiérrez Urbina, el barbero Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño

Don Manuel Gutiérrez Urbina, es un setentón que revela a todos que aún tiene “mucha caña que moler”, desempeñándose en varios oficios, a los que les saca el jugo para llevar el sustento a la familia. Cuando no esta sentando frente a un maquina de coser, haciendo pantalones y rumbeando, esta de pie agitando las tijeras, al tiempo que le cuenta alguna historia al cliente.

Manuel es un hombre conversador y amistoso, algo muy característico de los barberos, que entre titerezazo y tijeretazo van tejiendo sus conversaciones, en las que no deja de tocarse el tema de la política, la crisis económica o el alto costo de la vida.

El padre de Manuel se llamaba Francisco Gutiérrez Mayorga, de oficio albañil, de padre leones, del barrio San Felipe. El ahora finado don Francisco cuando llegó a una edad muy avanzada, los trabajos se los negaban, porque se temía que fuera a caerse de los andamios. La progenitora de Manuel era de origen chontaleño.

Fue entonces que entró en acción Manuel, quien aprendió de su progenitor el oficio de albañil, considerándose una especie de albañil “media cuchara”, pero “le hace gÌevo”. Manuel asegura que con la asesoría, la dirección de su papa, construyó las paredes de la casa donde ahora vive en el barrio La Islita.

8.- El sastre, Manuel Gutiérrez Urbina Manuel no bebe, no mujerea, pero si se fuma sus cigarritos para matar el aburrimiento y espantar los malos pensamientos, y los zancudos. Dice que no anda chapaleando porque su a su edad, “las muchachas solo buscan la miel en el jicote, y cuando no hay se van”.

Cree que su vida la lleva tranquila sin andar de “play boy”, porque no quiere decepciones amorosas que lo lleven a tomar decisiones trágicas y dolorosas, como la de cortarse los pulsos, cuando la chavala lo deje “por falta de miel en el jicote”.

Manuel es el penúltimo de ocho hermanos, de los cuales han quedado cinco enfrentando los tormentosos días de hoy. El mayor es Francisco, le sigue Inés (progenitora de los muchachos que tocan en Las Cuerdas de Oro); Bertha (qepd), Guillermina, que vive en la casa paterna junto con Manuel y Humberto.

Nuestro entrevistado de vez en cuando dice inspirarse y darse a la poesía y tiene por costumbre cotidiana leer la Bíblia. Manuel es un ejemplo a seguir para muchos jóvenes que vienen creciendo, ansiosos de seguir adelante.

Manuel siente la crisis que sufre el pueblo nicaragÌense y toda la humanidad, pero esto no lo hace retroceder ante la necesidad de trabajar, de hacer ajustes, “fajinitas” para salirse al paso a la pobreza. La edad, sus 72 años, no detienen el andar de Manuel.


Archivado en Departamentales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.