Ruidaje de poderosos motores Harley Davinson en fiestones callejeros de “El Club”, erizaban los pelos de vecinos y algunos corazones al borde del infarto

agosto 23, 2009 – 9:48 am -

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

Camiones repartidores en horas de la madrugada en El ClubLa queja que los vecinos de la calle La Libertad y Avenida Las Barricadas, deja descrito en la carta dirigida al alcalde Eulogio Mejía y al comisionado mayor Ramón Avellán, que han pasado 5 años soportando no solo los espeluznantes ruidos de los aparatos de sonido a altos decibeles sino que los terroríficos y estruendosos motores de las Harley Davinson.

Los imitadores de los tristemente celebres “Angeles del Infierno”, de los que hasta películas que hicieron, se lucieron en “El Club”, dando su propio espectáculo a costa de convertir al vecindario del mencionado bar en un manojo de nervios.

En la queja, los vecinos dicen que esos motorizados, muchos de ellos turistas extranjeros que han ofrecido su espectáculo en varias actividades de la plaza de la independencia, permanecen haciendo sus infernales ruidos hasta eso de las cuatro de la madrugada.

Una de las fiestas de El Club, que deja muchos dólares a los holandeses (Marcos y Elías Snoek), comenzó el viernes 31 de julio y terminó el sábado primero de agosto. O sea que comenzó en un mes y terminó en otro mes. Todo esto deja mucho daño a la salud física y mental de los vecinos.

Lo que más preocupa a los 50 vecinos que suscriben la carta al alcalde y al comisionado mayor Avellán, es que se estén dando permisos “irrespetando a todo un vecindario”.

“Debieron de haber tenido muy buenos ingresos, pero eso no nos importa, lo que nos importa es que no se respete a todo un vecindario, a la población, y las autoridades den permisos que van en contra de las disposiciones existentes en la Ley misma y de resoluciones policiales como la resolución 0054-05, que emitiera en su momento la comisionada mayor Glenda Anabel Zavala Peralta…”.

“Pedimos los vecinos de la calle La Libertad y Avenida Las Barricadas, que las autoridades no sigan extendiendo permisos a estos señores del bar de “El Club”, ya que están en flagrante incumplimiento de la Ley”, dice otra de las partes sustanciales de la carta a las autoridades mencionadas.

Los vecinos concluyen que “no se puede seguir siendo alcahuete de esta desconsideración”. La carta fue enviada el 11 de agosto, al alcalde y al jefe de la policía, pero esto no detuvo a los holandeses, quienes con todo el poder de los billetes verdes, siguieron dándole guerra al vecindario los días jueves 13, viernes 14, sábado 15 y domingo 16 de agosto. Ni Daniel Ortega y doña Rosario Murillo tienen tanto poder como los hermanos Snoek.

Vecino de El Club urgen dormir en paz

Benito Juárez, el prócer mexicano, decía con mucha firmeza que “el respeto al derecho ajeno es la paz”. Sobre este pensamiento se sentaron las bases del estado de derecho en México. Eso hace falta a los vecinos de “El Club”.

En la carta firmada por los vecinos de La Libertad y Avenida Las Barricadas, cuentan que el alboroto de las fiestas del Club, durante tres días seguidos, generalmente termina a las cinco y media de la mañana.

Esto lo dicen porque después de la fiesta, como a las cuatro de la mañana, los señores del Club rematan con el desarme de todo el andamiaje de escenarios, torres de sonido, tarimas, sillas y mesas, lo que también causa ruidos espantosos que terminan como a las 5:30 de la mañana.

Los vecinos dicen en su carta al Alcalde, que después de todo el alboroto de la fiesta deben “soportar al personal de desensamblaje de las tarimas, toldos, reflectores, con ruidos metálicos de tubos, tablones, y ruido del transporte que ¡por fin! se marcha, casi a las 5:30 de la mañana”.

También hacen referencia a los obstáculos de libre movilización de los vecinos, debido a todo lo que se instala en la calle. Lamentan que ante una emergencia que surja, de auxilio a un ciudadano enfermo o en caso de incendio, ningún medio puede penetrar la muralla tendida en la calle por los holandeses.

Además de esa taponeo de la calle, también se estacionan vehículos sobre las aceras, impidiendo a los vecinos ingresar a sus casas o meter sus carros en sus garajes.

“Esto debe terminar y las autoridades deben estar concientes de los atropellos a los pobladores”, expresan los vecinos de “El Club”.

Los vecinos exigen respeto a sus derechos “y que no se vuelva a dar permiso alguno ara que el negocio de El Club reincida en desarrollar semejantes actividades que trastoquen la circulación y nuestra sagrada tranquilidad de nuestras familias, de nuestros barrios, en franca violación a nuestros más elementales derechos constitucionales y civiles”.

Sugieren que bares como El Club, pasen a las costas de INTURISMO

Varios ciudadanos granadinos, hablaron con LA VERDAD, sugiriendo que las autoridades edilicias y policiales, vallan pensando en trasladar los bares bulliciosos como El Club, a las costas de INTURISMO.

Es una forma de parar los abusos con los permisos de estos lugares de esparcimiento que causan mucho daño a la población, en los vecindarios que son obligados a consumir ruidos escandalosos que no permiten a nadie descansar como Dios manda.

Ya captamos otra queja en la Calzada, de el bar Casa Blanca, de la que se dice hace algo parecido a “El Club”, impidiendo el descanso del vecindario.

La pelota esta en la cancha de las autoridades policiales y la Alcaldía. Aunque también se sugiere que se mejore el asunto de la seguridad en el Centro Turístico de Granada, donde reina la oscurana y pululan los amigos de lo ajeno.


Archivado en Departamentales | Un Comentario »


Una Respuesta to “Ruidaje de poderosos motores Harley Davinson en fiestones callejeros de “El Club”, erizaban los pelos de vecinos y algunos corazones al borde del infarto”

  1. Por Roberto Gonzalez el ago 27, 2009 | Responder

    Bueno esto indica que en un tiempo atras la conveniensia de hacer dinero y atraer turista permitio que la mucipalida les diera permisos a estos negocios con licensia para habrir un negocio de entretenimiento.
    Granada es el unico Departamento de Nicaragua que goza de una buena entrada economica por parte del turista, parece que los Granadinos estamos cansandonos de ver lo mismo todo los dias.
    Planificacion urbana podria ser por ahora la solucion, todos sabemos que estar en inturismo a altas horas de la noche es peligroso, que los chayules y mosquitos son una epidemia por la falta de mantenimiento de la costa del lago.
    Pregunta esta la alcadia de Granada en posibilidades de ofrecer un mejor mantenimiento, segurida, alumbrado, y mayor patrullje en la zona para trnquilida del Granadino, Nicaraguense y extranjero.
    El centro de Granada prestas mejor servicio y bienestar para el turista y local.
    Yo considero que estos futuros lugares de entretenimientos tienen que ser aprobados por un departamento de planes de estructuras que o sean aprovadas por arquitectos que tomen en consideracion;
    1- sonido; ventanas, paredes, techos.
    2- unida de aire acondicionado para que sea confortable de 60000 mil BTU or 5 toneladas, con conductos de aires etc..
    3-techos acusticos.
    4-sistema de incendio tuberias de agua con cabezas que se activan a 160 grados farenhei. auto parlantes, staciones manuales para activar la alarma, salidas de emergencias.
    A como udtedes pueden ver esto es una gran invercion para el propetario que necesitaria de prestamos disponibles con un bajo interes.
    La alcadia necesitaria tener una lista de contratistas certificados con licensias; sistema de fuego, plomeria, electricida, comunicaciones, ingenieros elctronicos para sonidos, carpinteros, albaniles, etc….
    Esta la alcaldia preparada para estos retos de planificacion; tienen la parisipacion de los bancos para estos prestamos y el personal cpasitado, inspectores certificados.
    Es muy facil decir no quiero ruidos, no quiero esto, pero todos en Granada de una manera o otra dependemos de estos negocios de entretenimiento.

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.