Trabajadores contratados por el Consejo Electoral Departamental en larga, angustiosa e injusta espera del pago

enero 17, 2009 – 3:38 pm -

5.- Izq. Donaldo Campos Cruz y Mario Sánchez Mena Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño

Los trabajadores contratados y despedidos antes de tiempo del Consejo Supremo Electoral (CSE) Granada, están sumergidos en una larga, angustioso e injusta espera, que contradice el discurso populista del Presidente de la República, Daniel Ortega, en el sentido de que gobierna en nombre de los pobres.

Según declaraciones de Donaldo Campos Cruz, el contrato estipulaba que al vencimiento solo esperarían diez días para recibir la cancelación, lo que les pareció justo, pero esos diez días se han convertido en diez semanas.

Además tienen tres meses de salario rezagado, sin recibir ni un solo centavo. Donaldo lamenta que en su hogar hayan pasado un diciembre “palmado”, donde hasta el “gallo pinto” brilló por su ausencia en la mesa del humilde hogar obrero.

Campos dijo que los trabajadores permanentes del Consejo Electoral Departamental “si reciben salario” y los contratados ni un céntimo. En tanto, Mario José Sánchez Mena, dijo que el presupuesto correspondiente al año pasado les cubría y no entiende como no se les ha pagado en tiempo y forma.

LARGA ESPERA POR EL SALARIO

Campos Cruz, manifestó que el problema de la larga espera por el pago a los contratados del Consejo Electoral afecta a Granada y sus municipios. Hay más gente esperando respuesta de pago en Diriomo, Diria y Nandaime.

Tal situación la ventiló con el licenciado Juan Carlos Morales, administrador del CED Granada. Incluso se han dado queja en algunas emisoras. “En esto esta en juego nuestro estómago la economía familiar”, expresa Sánchez Mena.


Archivado en Departamentales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.