Honduras planea una acusación de agresión armada, dice embajador nicaragüense

julio 6, 2009 – 10:57 pm -

Washington, 4 jul (EFE).- El embajador nicaragüense ante la OEA, Denis Moncada, denunció hoy “planes macabros” de los sectores golpistas de Honduras para acusar a los gobiernos de Nicaragua, Cuba y Venezuela de promover una agresión armada en su contra.

El diplomático tomó la palabra después de que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, informara a la Asamblea General Extraordinaria de las gestiones fallidas con Honduras tras el golpe de Estado que tuvo lugar en ese país centroamericano el domingo y pidiera la suspensión de la participación de Tegucigalpa en el organismo.
“Nuestro Gobierno denuncia que hay planes macabros de los sectores golpistas de Honduras” que pueden tener “efectos altamente delicados y peligrosos y que pueden poner en una situación muy difícil la seguridad y estabilidad de la región centroamericana y más allá”, señaló Moncada.
Los “golpistas están preparando planes encaminados a responsabilizar y acusar a los gobiernos de Managua, La Habana y Caracas de promover una agresión armada a Honduras desde Nicaragua”, destacó.
Ese plan se estaría fraguando con el apoyo de medios de comunicación “controlados por golpistas para generar un estado de opinión que tienda a culpar de antemano a los sectores y gobiernos que apoyan al presidente (depuesto Manuel) Zelaya por la ocurrencia de los hechos sangrientos que piensan realizar”, explicó.
Parte de este plan, denunció además el embajador nicaragüense ante la OEA, es “acusar a nuestro gobierno del suministro de armas y pertrechos a simpatizantes del presidente Manuel Zelaya con las que se atacarán a las fuerzas policiales, militares y las fuerzas de (Roberto) Micheletti”, que encabeza el gobierno de facto.
En este sentido, Moncada desmintió que estos planes existan.
“No es cierto, es falso que nuestro país, Cuba, y Venezuela estén suministrando o pretendan suministrar armas a ningún grupo irregular, a ningún grupo de cualquier tipo que sea”.
Moncada fue más allá al acusar a los “golpistas” de Honduras de estar aprovisionado armas para responsabilizar después del “baño de sangre” al presidente Zelaya cuando regrese, probablemente mañana, a Tegucigalpa.
El embajador indicó que “son los golpistas los que suministrarán armas a las fuerzas tenebrosas de Micheletti, los que, haciéndose pasar por simpatizantes del presidente Zelaya, dispararán contra las fuerzas policiales, militares y simpatizantes del mismo Micheletti para responsabilizar del baño de sangre al mandatario Zelaya al momento de su llegada”.
Moncada advirtió de que “los hechos planificados por los golpistas pueden ser ejecutados por fuerzas tenebrosas el día de hoy, mañana, antes de la llegada del presidente Zelaya, durante su arribo o en las horas inmediatas de su llegada”.
Por último, el diplomático nicaragüense dijo que “todas las evidencias prefabricadas de antemano (por parte de Honduras) están listas para que en los primeros momentos de los hechos sangrientos sean dados a conocer a través medios de comunicación controlados por los golpistas”.
El depuesto presidente Zelaya pretende regresar el domingo a Tegucigalpa, acompañado de varios líderes de la región, a pesar de los llamamientos procedentes de su país para que no lo haga bajo la amenaza de que será detenido.

Obama celebra independencia de EEUU, y de Irak

por CHRISTINE SIMMONS

El presidente Barack Obama aprovechó el sábado la fiesta nacional de Estados Unidos para elogiar también la independencia de Irak, y aseguró que Washington seguirá siendo un socio cercano de Bagdad para reforzar su seguridad.
Ante numerosas familias de militares, invitadas a la Casa Blanca para celebrar el Día de la Independencia, Obama reconoció que “habrá días difíciles en Irak”, pero agradeció a las fuerzas armadas por su labor.
Debido al valor, capacidad y compromiso de los soldados estadounidenses en Irak, el país del Medio Oriente está ahora “tomando el control de su propio destino”, dijo Obama.
“El futuro de Irak está ahora en manos de su propio pueblo. Pese a lo extraordinario que es ese logro, sabemos que la transición no estará exenta de problemas”, advirtió Obama. “Sabemos que habrá días difíciles, y es por ello que seguimos siendo un socio firme del pueblo iraquí, del lado de su seguridad y prosperidad”.
Las fuerzas de combate se retiraron esta semana de algunas ciudades iraquíes, como parte de un pacto de seguridad que contempla un retiro total para finales del 2011. Pero aumentan las preocupaciones de que la falta de progresos políticos derive en hechos violentos en Irak.
El sábado, una bomba estalló a la vera de un camino en un poblado al sur de Bagdad, dejando un muerto y cinco heridos, informó la policía.
Obama se dijo orgulloso de las fuerzas armadas, y de su tarea contra el terrorismo y el extremismo, que ponen en riesgo la estabilidad del mundo.
“Estoy orgulloso de ser su comandante en jefe”, añadió. “Es por eso que este 4 de julio renuevo mi promesa a todos y cada uno de ustedes, de que mientras yo tenga este inconmensurable honor, ustedes siempre tendrán el equipo y apoyo que necesiten para hacer su trabajo”.
Obama destacó también que el vicepresidente Joe Biden celebró el Día de la Independencia con las fuerzas estadounidenses en Irak.
La Casa Blanca invitó a cientos de familias de militares para el encuentro en el prado sur de la Casa Blanca. La celebración incluyó torneos de voleibol y refrigerios, como hot dogs, hamburguesas, ensalada de papa, mazorcas de maíz, helado y limonada.
Las hijas de Obama, Sasha y Malia, se unieron a sus padres, mientras el presidente hablaba a las familias de los militares desde un balcón decorado con los colores nacionales, rojo, blanco y azul. Malia cumplió 11 años el sábado.
“Debo decir que hay aquí una niña en particular, quien está muy emocionada de que ustedes se encuentren aquí: Es Malia Obama, porque además, esto se realiza en el día de su cumpleaños”, dijo Obama, ante el aplauso de los presentes. “Cuando ella era más chica, yo le decía que todos los fuegos artificiales eran en su honor. No estoy seguro de si todavía cree eso”.
Cerca de ahí, en la gran explanada flanqueada por los principales monumentos de Washington, miles de personas se congregaron para una celebración que incluía un concierto de Barry Manilow. Los fuegos artificiales iluminaron los monumentos nacionales, mientras una banda interpretaba un repertorio de música patriótica.
En tanto, el ex presidente George W. Bush fue aplaudido al decir a miles de espectadores en un estadio de rodeo en Oklahoma que Estados Unidos era “la nación más grande sobre la faz de la tierra”.
Bush fue aclamado de pie por los asistentes en seis ocasiones al hablar en Woodward, un poblado de unos 12.000 habitantes. Bush también habló del valor de los soldados heridos a quienes conoció durante su gobierno, y agradeció a los miembros de las fuerzas castrenses por su servicios.
Bromeó con el público, al decir: “Fue un buen detalle de su parte el darle algo que hacer a alguien retirado como yo”.
Las celebraciones por la independencia estadounidense se realizaban en todo el país, aunque los preparativos para una de ellas se vieron ensombrecidos por un accidente.
Un cargamento de petardos estalló por la mañana en un puerto de una remota isla de Carolina del Norte, matando a dos trabajadores y dejando lesionados a otros tres.
La explosión estremeció las casas y negocios cercanos, y se escuchó por toda una comunidad del sur de Ocracoke Island, la única parte habitada en una franja de tierra de 24 kilómetros (15 millas), a la que puede llegarse sólo por embarcación.
Hubo otra tragedia en Florida.
Las autoridades informaron que una persona pereció al ser alcanzada por un rayo durante una reunión con motivo del 4 de julio en el centro del estado. Otras 18 personas fueron internadas en un hospital.
Cindy Rodríguez, vocera del condado de Polk, dijo que al menos 80 personas se habían reunido frente a una iglesia en Lakeland, cuando el rayo alcanzó un granero de madera cercano.

Micheletti acusa a la OEA de interferir y a Insulza de ser “intransigente”

Bogotá, 4 jul (EFE).- El nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, acusó hoy a la Organización de Estados Americanos (OEA) de interferir en su país y al secretario general del organismo, José Miguel Insulza, de ser “intransigente”.
Ampliar fotografía
Micheletti, en declaraciones por teléfono desde Tegucigalpa a la emisora Caracol Radio de Colombia, denunció, por otra parte, que se teje una “conspiración desde el exterior” contra su Gobierno, instituido tras ser depuesto el presidente Manuel Zelaya.
En Tegucigalpa “observamos la actitud del señor Insulza totalmente intransigente”, consideró.
“Desde que (Insulza) llegó (a Honduras el viernes) fue a advertirnos que la OEA iba a expulsarnos”, añadió el mandatario.
Si no aceptamos la presencia de Zelaya “nos expulsarían”, subrayó Micheletti, quien anotó que por ello Honduras “decidió separarse” del organismo continental.
Pidió respeto “por la soberanía” y advirtió: “No vamos a permitir que nadie venga a imponernos nada”.
“Somos un país soberano”, remarcó Mucheletti en su conversación con Caracol Radio.
Reveló, al denunciar un presunto complot, que autoridades hondureñas han detenido a “varios nicaragüenses y a un venezolano” que atienden “instrucciones para plantear situaciones” que su país no quiere vivir.
Según Micheletti, los capturados son personas “que tienen antecedentes de ser violentos” en sus países de origen.
Sobre ese supuesto complot, añadió que las autoridades de su país poseen información según la cual los detenidos ejercían actividades irregulares.
Indicó que en el exterior hay “desinformación” por lo que pasa en Honduras y esa situación tiene a la ciudadanía muy preocupada”.
Explicó que tanto la Corte Suprema Hondureña, como los partidos políticos y la Iglesia católica dijeron “claramente” a Insulza “lo que estaba pasando y por qué no se aceptaba la presencia del señor Zelaya”.
El Congreso hondureño designó como presidente del país a Micheletti, hasta entonces presidente del Legislativo, el domingo pasado, día en que fue depuesto Zelaya.

Insulza admite fracaso; pide sanciones para Honduras

por NESTOR IKEDA

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, admitió el sábado el fracaso de sus oficios para restituir al cargo a Manuel Zelaya y pidió sanciones de la organización a Honduras, al tiempo que Canadá sugirió al presidente depuesto no retornar a su país el domingo como tenía previsto debido a la falta de garantías sobre su seguridad personal.
“Creo que no es el momento apropiado para el retorno del presidente Zelaya a Honduras”, dijo Peter Kent, ministro para asuntos del Hemisferio Occidental de la cancillería canadiense. “Es sumamente claro que las actuales condiciones no pueden garantizar su seguridad a su arribo”.
Insulza dijo que luego de visitar Honduras el viernes llegó a la conclusión de que “es muy claro que no existe de parte del gobierno de facto ninguna disposición a modificar su conducta” de no retornar a Zelaya al poder, del cual fue depuesto el domingo y exiliado del país.
Por el contrario, esa posición tiende “más bien a endurecerse”, afirmó en la reanudación por 30 minutos de una sesión especial de cancilleres al concluir el plazo de 72 horas que dieron al presidente Roberto Micheletti para que restituya a Zelaya en sus funciones.
Zelaya dijo a reporteros, al arribar a la sesión, que continuaba con sus planes de retornar el domingo, posiblemente en compañía de la presidenta argentina Cristina Fernández, quien estaba presente en la reunión ministerial.
En la breve sesión, el embajador nicaragüense Dennis Moncada dijo que eran falsas las versiones que estaba presuntamente circulando el gobierno de Micheletti de que en Cuba, Venezuela y Nicaragua se preparaba una invasión militar a Honduras.
El canciller argentino Jorge Taiana, presidente de las deliberaciones, decretó un segundo receso para permitir a las delegaciones dialogar y volver más tarde en la noche con un acuerdo.
La canciller mexicana Patricia Espinosa había ya expresado poco antes que la preocupación predominaba en la OEA ante informes adelantados por Insulza a los ministros de era “imposible la restitución inmediata” de Zelaya a su cargo.
“Eso, de alguna manera, nos lleva a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y a la suspensión de Honduras”, dijo Espinosa. “Lo que nosotros queremos es ayudar a generar condiciones para que se restaure la democracia en Honduras”.
Insulza dijo que la resolución que los ministros aprobaron el martes en su primera sesión era “muy clara” en el sentido de que dejaba inminente la suspensión de Honduras en caso de que sus gestiones diplomáticas fracasaran como ha ocurrido.
Espinosa no descartó que el caso pudiera ser llevado al Consejo de Seguridad, del cual México y Costa Rica son miembros temporales. El panel, que es parte de las Naciones Unidas, tiene poder para establecer sanciones e incluso una acción militar.
Dijo que durante su visita no fue objeto de “ninguna acción hostil” pero notó que el gobierno de Micheletti tenía una rápida reacción a lo que decía y que al final “tras la partida de la delegación de la OEA, anunció su retiro de la organización”.
Insulza dijo que el anunciado retiro no tenía ningún efecto porque procedía de un “gobierno ilegítimo”.


Archivado en Internacionales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.