Se fue de la boca con amigos de López Obrador Zelaya se mete en “honduras”, pero en México

agosto 9, 2009 – 9:23 am -

MÉXICO / DIARIOS AZTECAS

Un día después de haber sido tratado con honores de Jefe de Estado por el presidente Felipe Calderón, el depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, hizo una declaración que desconcertó a propios y extraños.

En un acto llevado a cabo en el Teatro de la Ciudad, en compañía de líderes de los partidos Revolucionario Democrático, PRD, y de los Trabajadores, PT, Zelaya dijo en referencia explícita a Andrés Manuel López Obrador: “A veces es mejor sentirse presidente, que serlo”.

La información fue referida por la estación W Radio y retomada por el portal de El Economista.

Más tarde el derrocado presidente Zelaya se comunicó a esta redacción para expresar que él da todo su apoyo al presidente Calderón y que cualquier otra versión de sus palabras “es una calumnia”.

Sin embargo, minutos después, en el noticiero de Salvador Camarena, Tercera Emisión de W Radio, Zelaya tras ser confrontado por el conductor de la emisión con la grabación de sus propias palabras, explicó que la frase fue externada ante un auditorio integrado por simpatizantes de la izquierda mexicana, quienes aplaudieron las mencionadas palabras de solidaridad para el político tabasqueño.

Una expresión folclórica

“Fue en un ambiente que era del PRD, del PT, son partidos, entiendo yo, opositores al régimen oficial y yo traté de explicar mi relación con el presidente Calderón, aunque ellos silbaban, yo traté de hacerlo porque estoy invitado aquí por el Presidente y era necesario manifestar especialmente mi respeto hacia él”, dijo.

La frase, agregó Zelaya, ya es una expresión folclórica de la política latinoamericana y fue creada en referencia a un candidato a la presidencia de Perú, Raúl Haya de la Torre, quien en seis ocasiones intentó ser mandatario de ese país y nunca pudo lograr su ambición.

Se fue casi sin despedirse y sin que lo despidieran

Vale destacar que Manuel Zelaya salió de México sin despedirse de nadie. Cuando estuvo en el aeropuerto se acercó a una puerta de cristal que lo separaba de la prensa. Era evidente que quería hacer declaraciones, despedirse. Pero no lo dejaron.

El Estado Mayor Presidencial, que trabaja directamente para el jefe del Poder Ejecutivo de México, no se lo permitió. Con señas, como pudo, tras los cristales, dio a entender a los reporteros que iría a la puerta principal para dialogar, pero el personal de seguridad tampoco lo dejó. Y así, en silencio y sin más gestos, dejó el país.

Antes de su partida, el presidente depuesto de Honduras habló con la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, para negar que hubiese apoyado a “algún ex candidato presidencial”.

“Rechazó de manera contundente dichas declaraciones”, dijo la diplomacia mexicana en un comunicado. Si Zelaya negó lo dicho, no fue suficiente para que le perdonaran lo que el miércoles expresó, en referencia a Andrés Manuel López Obrador, que “a veces es mejor sentirse presidente que serlo”, luego de un acogimiento de dos días del presidente Felipe Calderón.

“Zelaya, reconocido por México como el jefe del gobierno de Honduras, pudo ser acusado de injerencista, porque como se lo escribimos aquí, sí dijo lo que dijo, aunque diga que no lo dijo. Está grabado. Zelaya pudo ser acusado de involucrarse en asuntos internos del país. Pero no fue así: simplemente le dieron un portazo elegante, de cristal, publicó el diario El Universal.

Sotomayor, jueza veterana, novata en la Corte Suprema

8 de agosto de 2009, 07:45 AM

WASHINGTON (AP) – Sonia Sotomayor fue admitida en el Palacio de Mármol. Ahora tiene que ver cómo se maneja realmente la Corte Suprema.

¿Cuándo corresponde hablar? ¿Cómo encuentra cada sitio en un edificio que está siendo renovado? Si alguien llama a la puerta cuando los jueces realizan una reunión privada en la sala de conferencias, ¿quién responde? (Aquí un dato para los jueces más nuevos: responde usted).

Luego de servir 17 años como jueza en un juzgado federal, Sotomayor conoce bien los tribunales. Pero su nuevo sitio de trabajo, lleno de costumbres y rituales, no es un edificio viejo cualquiera. Y, como todo empleado nuevo, la jueza puertorriqueña tratará de encajar bien de entrada.

“Uno no quiere romper platos cuando se incorpora”, comentó Christopher Landau, quien fue asistente del juez Clarence Thomas tras su tumultuosa confirmación en 1991.

Sotomayor, de 55 años, será la primera hispana y la tercera mujer que sirve en la corte. Y será también la más nueva.

Ello implica que, además de abrir la puerta de la sala de conferencias, deberá tomar notas de lo que hablan los jueces en las sesiones privadas, incluida la de fines de septiembre en la que se analizan unas 2.000 apelaciones, y luego transmitir la información al secretario del juzgado.

No hay que ser un genio, pero es una función vital.

“Deberá tomar nota de lo que sucede en la sala de conferencias al mismo tiempo que trata de entender cómo funciona eso”, manifestó Margo Schlanger, profesora de derecho de la Universidad de Michigan que trabajó para la jueza de la corte suprema Ruth Bader Ginsburg en 1993-94.

Sotomayor será además la última en votar cuando los jueces se pronuncien en torno a un caso. Ginsburg comentó alguna vez que sentía “una cierta impaciencia, un deseo de ser breve cuando me tocaba votar y ya había una mayoría clara”.

“Pero votar última puede resultar importante, cuando las opiniones están divididas y el voto de una inclina la balanza”, acotó.

La renovación del edificio obligará a Sotomayor a ocupar una oficina temporal hasta que concluyan las obras, a fines del año que viene. El juez Samuel Alito declaró en una ocasión que a menudo se perdió en el edificio en los primeros meses debido a las obras. “No sabía dónde estaba nada, cómo llegar a un lugar ni cómo salir de él”, confesó.

Sotomayor tendrá varios asistentes, incluidos un par de secretarios, un mensajero y cuatro asesores. Es probable que ya los haya elegido a todos.

Algunos jueces contratan al menos a un asesor con experiencia en la Corte Suprema, porque los “ayuda a adaptarse más rápidamente”, según escribió Thomas en su libro “El hijo de mi abuelo” (My Grandfather’s Son).

Deanne Maynard, del estudio de abogados Morrison and Foerster y quien trabajó para el juez Stephen Breyer, dijo que un colaborador con experiencia le puede explicar a uno las costumbres del lugar. “Si tu quieres apoyar una opinión, pero con leves modificaciones, ¿cuál es el procedimiento a seguir?”, señaló.

Un juez nuevo a menudo trata de acercarse a los demás. Thomas dijo que se reunió con sus ocho colegas y también con el juez al que reemplazó, Thurgood Marshall.

A veces surgen amistades entre personas de distintas tendencias ideológicas, como sucedió con Ginsburg y Scalia. Casi nunca están de acuerdo, pero pasan el Año Nuevo juntos con sus familias. La amistad entre ambos nació cuando eran jueces de un tribunal de apelación en Washington.

Sotomayor probablemente busque asesoría inicialmente de Ginsburg, la única otra mujer del tribunal, e incluso de Alito, quien es conservador. Igual que Sotomayor, Alito fue fiscal y juez de tribunales de apelación. Y, como la jueza boricua, se graduó de Princeton y de Yale.

Sotomayor será una de las juezas más jóvenes. El único menor que ella es el presidente de la Corte Suprema John Roberts. Nativa del Bronx, será la tercera neoyorquina del tribunal: Ginsburg es de Brooklyn y Scalia de Queens.

La jueza, quien vivió toda su vida en Nueva York, deberá mudarse a Washington.

No tendrá mucho tiempo para descansar tras el agotador proceso de confirmación. Si bien el nuevo período comienza recién el 5 de octubre, se han programado sesiones el 9 de septiembre en torno a un caso importante de financiación de campañas electorales.

La preparación para ese caso “le permitirá meterse de a poco” en sus nuevas funciones, sin tener que “prepararse para dos semanas intensas de argumentos”, señaló Landay, quien es ahora socio en el estudio Kirkland and Ellis de Washington.

Su primer caso le hará pensar en el impacto que tienen las decisiones de la Corte Suprema, afirmó Meir Feder, del estudio Jones Day de Nueva York y quien colaboró con David Souter, el juez a quien reemplaza Sotomayor. Souter se jubiló.

Mamá de octillizos EEUU gana última ronda en batalla por bebés

7 de agosto de 2009, 09:43 PM

Por Dan Whitcomb

LOS ANGELES (Reuters) – La mujer californiana que dio a luz octillizos en enero ganó la última ronda de una batalla legal sobre las ganancias y activos de sus bebés.

La corte de apelaciones del estado suspendió el jueves por la tarde la orden de un juez testamentario que nombraba un albacea para proteger las finanzas de los seis niños y dos niñas.

La custodia de bienes había sido solicitada por Paul Peterson, defensor de derechos de niños, y su abogada Gloria Allred, quienes dijeron temer que Nadya Suleman explote a sus hijos para fines comerciales.

Suleman, quien tiene un total de 14 niños incluyendo a los octillizos, había apelado la sentencia del juez argumentando que Peterson no tenía implicancias legales en el asunto y que el magistrado no contaba con jurisdicción sobre el caso.

La corte de apelaciones no emitió un fallo sobre los méritos del caso pero ordenó un aplazamiento hasta el 20 agosto, cuando se realizará una audiencia para evaluar el pedido de Suleman de descartar para petición.

La intervención de la corte de apelaciones es el último capítulo en el caso de Suleman, quien el 26 de enero dio a luz el segundo grupo de octillizos conocido en los registros médicos en Estados Unidos.

La mujer, quien fue objeto de duras críticas por someterse a tratamientos de fertilidad que llevaron al nacimiento de los octillizos cuando ya tenía seis niños, aceptó asistencia pública y estaba viviendo con su madre.

La madre soltera de 33 años fue rápidamente apodada “octo-mom” por los tabloides locales, un sobrenombre que más tarde ella adoptó y con el que intentó identificarse.

El Centro Médico Kaiser Permanente situado en un suburbio de Los Angeles, donde dio a luz Suleman, afrontó una multa de 250.000 dólares establecida por el estado de California después de que trabajadores del recinto dieron a la prensa los registros médicos de la mujer.

(Editado en español por Marion Giraldo)

Obama: “Lo peor quizá ya pasó” de la recesión

28 minutos, Sábado 08-08-09

Presidente ObamaWASHINGTON (AP) – El presidente Barack Obama afirmó el sábado que la reforma del seguro médico es un elemento esencial para la solvencia financiera de la economía nacional.

Los republicanos respondieron que el elevado desempleo _ el 9,4% en julio _ ilustra cómo las familias y las empresas se afanan por sobrevivir y que el empeño de Obama de dar al estado una mayor participación en los asuntos económicos y sociales del país es un enfoque erróneo.

En total fueron destruidos 247.000 empleos en julio, la menor cuantía en un año y una drástica mejora de los 443.000 que desaparecieron en junio a causa de una de las peores recesiones desde la Segunda Guerra Mundial.

“Hemos empezado a echarle el freno a esta recesión y … lo peor quizá ya pasó”, dijo Obama en su alocución radial y por internet semanal. mencionó el informe difundido el viernes por el Departamento del Trabajo que mostró una baja en el desempleo, pero agregó que “debemos hacer más que rescatar nuestra economía de esta crisis inmediata. Debemos reconstruirla para hacerla más fuerte que antes”.

El mandatario insistió que “debemos colocar nuevos cimientos para el futuro crecimiento y prosperidad, y un pilar clave de los nuevos cimientos en la reforma del seguro médico”.

La exhortación coincidió que las desavenencias en el seno de la mayoría demócrata en el Congreso intenta redactar una reforma que cumpla los objetivos de Obama de asegurar a millones de personas y evitar que se dispare el gasto público o el déficit presupuestario.

“Hasta ahora lo único que han producido es un plan que ni siquiera pueden vender a sus propios miembros” del Congreso, dijo el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell. “Hasta ahora, lo único bipartidista es la oposición” al plan.

Ante el receso estival de agosto que iniciaron los legisladores, detractores y partidarios de las diferentes propuestas están enzarzados en una enconada campaña. Obama intenta explicar los méritos de un plan que según los sondeos de opinión preocupa cada vez más al público en materia de salud.

El presidente sostiene que el Congreso está a punto de finalizar “una verdadera reforma de los cuidados médicos” pero aconsejó al país que no escuche a sus detractores por considerar que utilizan información engañosa y argumentos estrafalarios para derrotar “la mejor oportunidad de reforma que hemos tenido”.

Como respuesta, el candidato republicano a la gobernación de Virginia, Bob McDonnell, sostuvo que el nuevo informe del Departamento del Trabajo sobre el paro fue “otro recuerdo de que las familias y la pequeña empresa intentan sobrevivir al mismo tiempo que el desempleo sigue siendo elevado”.


Archivado en Internacionales | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.