Condenan a vigilante que mató a su mujer

julio 13, 2009 – 11:04 pm -

La tarde del martes 7 de julio un jurado de conciencia declaró culpable a Santiago José Mora Mena, de 36 años, dando por terminado el juicio que impulsó el Ministerio Público por el delito de parricidio, en perjuicio de la suboficial mayor Luz Marina Lezama Suazo, de 46 años, jefa de la Comisaría de la Mujer en Diriomo, municipio de Granada.

El juicio que había iniciado el jueves pasado continuó ayer en el Juzgado Penal de Juicios de Granada, a cargo de la judicial María de los Ángeles Solano Zavala, quien anunció que la sentencia de este caso será leída el 20 de julio a las 12:30 del mediodía. Mora Mena mostró tranquilidad cuando el jurado dio a conocer su veredicto.

Al juicio se presentaron los familiares más cercanos de Mora y de Lezama Suazo. Algunos miembros de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres estuvieron presentes para acompañar a la familia de la víctima.

Cabe recordar que Mora Mena era el compañero de vida de Lezama Suazo y el pasado 20 de abril en la noche un disparo segó la vida de la jefa de la Comisaría de la Mujer, cuyo proyectil calibre 38, según lo investigado, salió del arma de reglamento, serie 156142, que usaba Mora en su trabajo como vigilante de la empresa ENVUSA.

El hecho de sangre ocurrió en las oficinas de Visión Mundial, ubicadas en el kilómetro 44 y medio de la carretera Catarina-Diriomo, donde prestaba el servicio de vigilante Mora Mena.

Lezama Suazo murió de un disparo en el cuello y, según lo investigado, la detonación se hizo a 50 centímetros de distancia.

Durante el juicio la Fiscalía presentó pruebas periciales, científicas y testificales, que indicaban que Lezama Suazo era víctima de maltrato psicológico, verbal y físico de parte de su compañero de vida.

Por su parte el defensor de Mora, Elvin Ernesto Morales Barquero, alegó que también su cliente era víctima de violencia intrafamiliar y mantuvo hasta el final que esa noche el disparo resultó en un momento de pleito entre ambos.

“Mi defendido no planificó este hecho, no hay dolo, por eso considero que no se trata de un parricidio si no de un homicidio imprudente”, dijo Morales, tras solicitar entre uno y cuatro años de pena para su defendido.

Entregan a asesinos de cambista nandaimeño. Estaban en Costa Rica y los agarró la INTERPOL

Mauricio Antonio Pilarte Romero y Norma Alemán, alias “La Culebra” fueron recibidos el jueves 09 de julio 2009, a la 1:30 p.m. por la Policía de Granada.

Ambos habían huido hacia el Costa Rica tras haber participado en el asesinato del cambista Matilde Alberto Berroterán Silva, de 65 años, a quien ultimaron por robarle mil 800 dólares.

El comisionado Leandro Lara, jefe departamental de Auxilio Judicial de Granada, informó que con la extradición de ambos reos la Policía logra dar por concluido este caso, en el que participaron además un hijo de Norma Alemán y el cuñado de ésta (hermano de su compañero), quienes ya están pagando su condena.

La fiscal Grisela Ramírez dijo que ambos detenidos serán llevados a la audiencia preliminar el 11 de julio a las 8:30 a.m. y serán acusados por el delito de asesinato.

El asesinato ocurrió en Nandaime, Granada, el 13 de abril de 2008.

En este caso, Pedro Antonio Pilarte Romero y Sergio Antonio Salinas Alemán (hijo de Norma) ya fueron sentenciados a 17 años de cárcel, el año pasado, por ese delito.

Matilde Alberto Berroterán Silva fue ultimado, el 13 de abril de 2008, de una estocada en la tráquea, una pedrada en la cabeza, además de dejarlo amarrado con las manos hacia atrás y atado de los pies y muslos con fajas cordones y trapos.

Su cuerpo fue encontrado 38 horas después de su muerte y el crimen estremeció al pacífico pueblo de Nandaime.


Archivado en Monitoreo Nacional | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.