Fiestas de Santa Ana, en Nandaime, muy visitada por carteristas

agosto 3, 2009 – 9:00 am -

Nandaime, Granada, Nicaragua
Por: Marlene Urbina

La alegre fiesta en honor a Santa Ana, en Nandaime, fue motivo para que se desbordaran los carteristas que también se llevaron celulares y dejaron a varios ciudadanos “palmados”, pero la Policía se encargó de ellos en algunos casos.

Una de las víctimas fue Gunter Silvio Arévalo Cisne, quien a las 4:30 de la tarde, se encontraba en el costado Este de la Iglesia Santa Ana, en el barrio Jonathan González.

Arévalo Cisne laboraba como ejecutivo de ventas de productos de la Flor de Caña, los que ofrecía en un puesto de ventas. El joven portaba su celular marca NOKIA, color rojo, valorado en 6 mil 876 córdobas. De pronto, dice Arevalo Cisne, sintió que lo empujan y al voltear, observó a un sujeto que se salio caminando rápido.

Arévalo Cisne se acordó de su celular y de inmediato se tocó la bolsa de su pantalón y ya no lo tenía, el sujeto se lo había sacado por lo que le dio persecución, pero se le perdió en medio de tanta gente.

La víctima del robo llamó a su celular y estaba apagado, luego logró comunicarse y respondiendo un oficial de policía, quien le dijo que tenía detenida a la persona que andaba ese teléfono; al llegar a la policía le mostraron el teléfono, Arévalo Cisne reconoció el aparato y presentó facturas del mismo. El presunto autor responde al nombre de Juan Carlos Díaz Amaya y quedó tras las rejas.

Otra víctima, Mauricio Rubén Bodán Laines, de 18 años, se encontraba frente al supermercado PALI, observando el desfile hípico, cuando un sujeto le sacó de la bolsa trasera de su pantalón, su billetera con 270 córdobas.

El afectado pidió auxilio a la policía nacional quienes lograron la detención de Norman José Pérez Gutiérrez, como presunto responsable del hecho y lo trasladaron a la delegación policial donde fue requisado y según el informe del sub comisionado Luis Alonso Carrillo, le encuentran en su vestimenta el dinero de Mauricio Rubén.

Sujeto le “cerró” el ojo de un puñetazo a su ex compañera y a la hermana de esta le mordió la mano

Un ciudadano llegó a la casa de su ex compañera y le armó tremendo alboroto. La dama llevó las de perder pues su ex le “cerró” el ojo de un puñetazo.

Con el ojo lastimado quedó Jordania Iveth Centeno Estrada, de 26 años, quien salió al Parque Central a pasear a sus niños, y al regresar a casa, de la escuela Pancasán 75 varas al norte, su mamá Rosa Matilde Estrada, le dijo que había llegado a buscarla su ex cónyuge Jaime José Rivas Romero.

Jordania esta separada de Jaime José desde hace 18 meses y no esperaba la inesperada visita. Jaime José, regresó a casa de Jordania y entabló una acalorada discusión con la joven, recibiendo el certero puñetazo.

La hermana de Jordania, Heysel González Estrada, entró en su ayuda pero también fue agredida por el señalado, quien presuntamente la mordió en uno de sus dedos de la mano derecha, lo que ameritó su traslado al hospital Japón Nicaragua para su valoración, pues se sospecha que haya sufrido alguna fractura. En tanto, Jaime José fue denunciado en la delegación policial por Jordania Centeno.

Estafadores haciendo su “agosto” con los tontos

Como siempre los estafadores haciendo uso de sus artimañas, un sujeto mando a un joven que se encontró en el camino a cambiar un vigésimo de lotería y el muchacho le dejó la bicicleta y repuestos de una camioneta que llevaba en sus manos.

El afectado fue Luis Carlos Veliz González, de 16 años, quien transitaba costado Oeste del Parque Sandino, frente a Cooperativa La Gran Sultana, cuando un desconocido lo llamo y le dijo que le hiciera el favor de ir a cambiarle un vigésimo de lotería.

El chavalo accedió y el estafador lo mando al final de la calle Santa Lucia, que ahí se lo iban a cambiar, pero el este le dijo al jovencito que para estar seguro que regresaría con el dinero, le dejara de garantía todo lo que andaba: una bicicleta montañera niquelada valorada en 400 córdobas, un juego de tacos para vehículos Toyota valorado en 250 córdobas, una manguera valorada en 100 córdobas y 400 córdobas en efectivo.

El inocente cayó en la trampa y lo dejaron “llorando”.


Archivado en Sucesos | Sin Comentarios »

Escribe tu Comentario

Todos los comentarios son moderados. Opiniones con ofensas o fuera de lugar sern borrados inmediatamente. No pierda su tiempo.


El contenido de La Verdad no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorizacin previa y por escrito de La Verdad.